Un mar sin estrellas

Autor: Erin Morgenstern
Título original: The Starless Sea
Serie, número: No
Idioma de lectura: inglés (original)
Calificación: 5/5

Zachary Ezra Rawlins renta un misterioso libro en la biblioteca de su universidad. No tiene autor y la única información que lo identifica es el título. Pero lo más sorprendente es que al leerlo se da cuenta de que el libro habla de su propia infancia. Esta es la primera pista que desencadenará una serie de eventos que Zachary seguirá hasta las profundidades de la Tierra, encontrándose a cada paso con el destino.

Este libro se organiza de una forma peculiar. Por un lado seguimos a Zachary y los eventos que suceden a su alrededor. A lo largo de su aventura se irá encontrando con algunos libros y entonces estos se vuelven parte de la narración. No solo cuenta el protagonista qué hay dentro de esos libros, sino que el lector es capaz de leerlo por sí mismo. Se van intercalando pasajes que siguen a Zachary y transcripciones de los libros encontrados. Es por ello que al principio parece que se están leyendo historias que no tienen conexión y es difícil ver la verdadera trama de la novela. Poco a poco las piezas van encajando dejando ver que este es un libro sobre libros, una historia sobre historias. 

La autora logra mostrar que hay historias en todos lados y en todos los tiempos y que pueden existir en muy diversos medios, incluso en medios modernos como los videojuegos. Este es uno de los pocos libros que he sentido que logra integrar bien elementos de la actualidad sin dejar de tener la esencia mágica. Lo moderno se siente real y no forzado, no detienen el ritmo del libro. Lo cual no debería de ser tan difícil, pero la mención de un simple celular parece tan fuera de lugar en tantos libros. Libros donde está siempre presente la necesidad de encontrar escusas para deshacerse de cualquier cosa que implique electricidad como si fueran obras del demonio. Aquí no se siente así.

La novela anterior de la autora ya tenía una estructura parecida en la que se intercalaban momentos en diferentes tiempos y se seguían los puntos de vista de varios personajes, saltando entre uno y otro. Es por ello que ya sabía que a pesar de sentir que nada tenía sentido solo había que seguir leyendo para poder entender. Es una construcción que hace que el leer libro sea una experiencia mágica y ayuda a crear una experiencia parecida a la que están viviendo los personajes al ir desenredando todo y conociendo cada uno de los detalles. En muchas cosas este libro me recordó a su novela anterior (El circo de la noche) pero de la forma más positiva posible.

La atmósfera del libro también depende mucho de esta estructura en varias partes, ya que muestra lo importantes que son las historias y los libros para la resolución final. El estilo de la narración también ayuda a crear un mundo en el que una vez dentro es posible sentirse rodeado de su esencia. Si los colores del Circo de la noche son blanco, negro y rojo, los de esta novela serían el negro y el dorado. La repetición de elementos en estos colores conecta todas las partes dentro de una misma estética ayudando a la ambientación. Esto es notable principalmente en las escenas de fiestas. Son fiestas únicas y todas se sienten misteriosas y poderosas, mágicas incluso en las que no en todas haya magia involucrada. Invítenme, yo quiero ir.

Mientras que las descripciones son muy detalladas y fáciles de visualizar por ello, las explicaciones son más bien vagas. No hay necesidad de explicar todo detalladamente para que quede claro. Por partes parece incluso la descripción literaria de un cuadro surrealista. A partir de los eventos el lector logra entender, no se necesita más. Esta forma de construir y cerrar la historia es muy interesante pues, por un lado contribuye nuevamente a la sensación final que deja el libro, pero también hace que todo fluya mejor. No hay momentos para detenerse y explicar explícitamente lo que una revelación representa para el resto de la historia, basta con finalizar el capítulo ahí.

Esta es una novela de la que es difícil despegarse a pesar de que en un principio nada parece tener sentido pues la forma en la que esté escrita es muy hermosa. Todas sus partes tienen una razón de ser y el resultado final es terminar el libro satisfecho, sin necesidad de más ni menos. Recién terminé el libro y ya quiero volver a adentrarme en ese maravilloso mundo de nuevo. Ya lo quiero volver a leer.

Comentarios