Ahí abajo, entre raíces y huesos

Autor: Seanan McGuire
Título original: Down Among The Sticks And Bones
Serie, número: Wayward Children, 2
Idioma de lectura: inglés (original)
Calificación: 4/5

Esta novela es la segunda parte de la serie que inicia con Cada corazón, un umbralpor lo que a continuación habrá menciones de este primero, si no lo han leído y desean hacerlo es mejor que dejen de leer. A pesar de ir después en publicación, cronológicamente es anterior a la historia que se cuenta en Cada corazón, un umbral. Por cierto, creo que las traducciones de los títulos al español son muy bonitas. En esta entrega seguimos a Jack y Jill, personajes que ya conocimos y cuya historia nos fue mencionada brevemente antes. Siguiendo la historia del mundo al que fueron a parar y de cómo llegaron a este nos es posible entender mejor sus personalidades y sus acciones.

Esta novela es muy corta y contiene elementos clásicos de cuentos. Por eso transmite el sentimiento de ser uno. Un cuento de los de antes, de aquellos con partes que hacen que uno se pregunte si en verdad eran para niños. El estilo se siente casi como un poema en prosa, es muy bello y hace que el texto fluya suavemente. Ayuda a crear las diferentes atmósferas y recalca los contrastes entre ellas. Por ejemplo, al inicio cuando Jack y Jill viven con sus padres todo se siente blanco, pulcro, con solamente colores pastel. Esa limpieza es terrorífica y oculta gran oscuridad. Más tarde cuando ya han atravesado la puerta se encuentran en un mundo gris, con colores tenues y baja saturación. También es terrorífico y oscuro pero de una forma completamente diferente. Este libro provoca una sensación totalmente distinta al primero de la serie. Este logra alcanzar ese punto oscuro que el primero toca, pero en que no llega a sumergirse.

Construyendo esta ambientación el libro resulta conocido, cercano y es muy fácil adentrarse en su lectura. Pero además tiene elementos novedosos, tanto en la construcción de la historia como en el estilo de la narración. Estos elementos dan un toque fresco y original, haciendo que el libro sea sorprendente y entretenido. No solo eso, sino que también se siente muy actual. Lo es porque toma elementos como niños con una familia terrible que encuentran una puerta a otro mundo, pero es una familia actual con problemas de nuestros tiempos. Muestra el lado terrorífico detrás de la foto de la familia perfecta. Ni siquiera es que sean cosas verdaderamente terribles a simple vista, sino que pellizca y pellizca los corazones de las pobres niñas dejándolas completamente aisladas del mundo y de sí mismas.

Al tratar la vida familiar de Jack y Jill la autora se centra mucho en tocar varios puntos de vista para que quede claro que las cosas no tenían por qué ser así, pero así fueron. Desde el inicio crea una situación que explica cada decisión que las niñas tomarán más tarde y cómo crecerán. Cuando estas cosas suceden uno no se las cuestiona, no podían ser de otra forma, cada paso dado llevó ahí. También logra una descripción realista del crecimiento de las niñas, el lector ve el mundo a través de sus ojos. La autora resalta el punto en que las decisiones de las protagonistas comienzan a ser propias. Su forma de tratar con personajes que son niños es excelente. Los describe como seres humanos y construye personajes fáciles de entender porque se sienten naturales, a pesar de que la situación en la que se encuentran está lejos de ser natural o normal. Al provocar empatía hacia Jack y Jill la narración invita al lector a continuar leyendo más de cerca.

Es interesante leer este libro sabiendo ya lo que sucede con Jack y Jill más tarde en el internado. Es interesante leer un libro con un final que ya conocemos. Por otro lado, como son gemelas, en un principio todo me era un poco confuso y no sabía quién era quién. No recordaba cuál de las dos era la asesina y ni siquiera recordaba qué pasaba exactamente al final del primer libro. Una vez acabada esta segunda parte tuve que regresar al leer el final de la primera y todo quedó conectado y me pareció más impresionante aún. Al coleccionar todos los elementos es más fácil entender la manera en la que Jack y Jill obraron y ubicarlas como protagonistas de su propia historia y no secundarios. Esta estructura muestra que al interactuar con personas, a pesar de que no nos demos cuenta, se interactúa con toda su historia. Todos son personajes principales en su propia vida. Este libro me gustó muchísimo más que el primero pues se siente mejor construido y se trata con más seriedad. Estoy entusiasmada por seguir con el resto de la serie. Me gustaría saber ahora qué sucedió cuando regresaron a The Moors y espero que en alguno de los libros que siguen lo mencionen. 

Comentarios