La ridícula idea de no volver a verte

Autor: Rosa Montero
Título original: La ridícula idea de no volver a verte
Serie, número: No
Idioma de lectura: español (original)
Calificación: 4/5

La ridícula idea de no volver a verte es un libro que relata la vida de la científica polaca Marie Curie. No es simplemente una biografía, sino que me da la sensación de ver una película de la vida de Curie con comentarios de la autora. O tal vez parece una clase sobre la vida de Marie Curie con Rosa Montero interpretando el papel de aquella profesora que no puede evitar comentar más allá del tema. Para lograr contar la historia de esta forma la autora hace diversos paralelos entre su propia vida y la de la descubridora del radio. Sobre todo a partir del impacto que tuvo la sorpresiva muerte de su esposo, Pierre Curie. Para todo esto utiliza el diario que mantuvo Marie después de la muerte de este y lo analiza con ayuda de sus experiencias y duelos personales. 

El logro más notable de este libro es la manera en la que acerca a Marie Curie. Conforme avanza la narración uno logra sentirse más y más identificado con ella. Es necesario un trabajo constante que busca mostrar todos los colores de Manya, que es el nombre real de Marie y el más utilizado a lo largo de la obra. Es destacable este último detalle porque es que ayuda a sentir que no se lee una biografía más, sino que podría ser un relato sobre una amiga. Al crear una conexión con nuestra nueva amiga Manya es más fácil empatizar con ella. La historia deja de ser solo suya y se vuelve también nuestra, lo que ella sintió lo sentimos nosotros ahora. La forma en la que la autora retrata a Marie tiene siempre un toque personal, se aproxima sin miedo a ella y con los ojos bien abiertos. Así puede quitar todo rastro de pedestal y dejar una versión realista de la primera ganadora del premio Nobel.

Para ello recoge la información que se conoce de Curie, ya sea por biografías o su mismo diario, y desde ahí saca conclusiones. Esto quiere decir que bien podría estar equivocada en todo. Pero lo que hace es la interpretación más sencilla, la que menos vueltas da. Incluso llega a dar ejemplos de otras interpretaciones que se han hecho y al compararlas me queda claro que soy más de la opinión de Rosa Montero. Además, siempre que interpreta algo lo hace de manera justificada, por lo que es aún más fácil confiar en su idea. Estas justificaciones son fuertes porque utilizan el principio de que las mujeres tenemos ciertas características en común. No en el sentido de "todas las mujeres son iguales" sino por la historia que compartimos y la evolución que ha tenido el lugar de nuestro género en la sociedad. Marie Curie se enfrentó a cosas que en la actualidad siguen ocurriendo. El ejemplo más sencillo es que todavía se considera que el trabajo científico no es labor de mujer.

Logra así mostrar los matices de Marie Curie. Momentos clave de su vida muestran que, aunque era una persona con una mente racional, también era una mujer con ideas románticas, con dudas y con deberes. Ella busca la libertad cumpliendo sus sueños de seguir estudiando e investigando. Pero sigue apresada por ideas de su tiempo sobre el lugar de las mujeres y también sufre las consecuencias de ser una mujer moderna a ojos de la sociedad. Haciendo notar detalles de su personalidad y regresando a estos en diferentes momentos de su vida se logra crear una imagen clara pero detallada de Marie Curie. Una imagen que, nuevamente, la hace sentir cercana al lector. A pesar de ser una mujer admirable también es una persona, así sin más. Eso implica gran cantidad de elementos que muchas veces dejamos de considerar cuando alguien se vuelve parte de la historia y se le separa de su humanidad. Aquí deja de ser una mítica personalidad histórica y se vuelve simplemente un humano, un humano excepcional, pero no por ello menos humano.

Siento que al hablar de Marie Curie sus logros en la ciencia o incluso de su trabajo social durante la guerra son el punto de interés, el que todos recordamos. Y es verdad que estos elementos se tratan en el libro mas no son lo principal. Son parte de la vida de Curie, pero no son lo único que la define. Es un libro que trata de ir un poco más allá de los datos históricos. Esto hace que sea entretenido, fácil de leer y que las páginas vuelen. Permite hacer asociaciones con lo que todo se queda muy bien grabado en la mente. Ahora ciertas cosas me recuerdan a Marie Curie y constantemente pienso en las muchas reflexiones que hice al estar leyendo. Aprendí y sin darme cuenta. Porque a pesar de ser un libro relativamente corto mi cerebro hizo mucho trabajo durante su lectura. Un trabajo que no sentí como engranajes sacando vapor pero cuyos resultados me son visibles. Ahora cargo un pedazo de Marie Curie conmigo. 

Un tema frecuente del libro es la muerte. Hasta me atrevería a decir que es un tema central al rededor del cual se va desenrollando la historia. Puede a veces parecer por esto repetitivo y que regresa a comentar lo mismo pero de otra manera. Aunque pienso que esto también es útil para mostrar aquellos elementos que se aparecen una y otra vez a lo largo de la vida de Marie Curie. Además, como buen centro, tiene que estar acompañado de muchas y muchas capas. Capas sobre el amor, sobre los seres queridos, sobre la pérdida, sobre la memoria. Sobre cómo un solo momento puede hacerte dudar de todo el pasado y mover todo el futuro. Entonces, aunque la muerte se trata como un elemento de arranque, la verdadera historia son las consecuencias físicas y emocionales de un suceso así. Con las palabras y experiencias de la autora el análisis que hace de lo que pudo haber sentido Marie Curie se siente confiable, realista. Pero no solo se trata de ellas dos. Logra sutilmente, con un perfecto equilibrio de seriedad y humor, juntar las experiencias que ellas comparten y hacerlas casi universales. Al final del libro lo que me quedo completamente claro es que todos somos Marie Curie. 

Comentarios