El castillo ambulante

Autor: Diana Wynne Jones
Título original: Howl's Moving Castle
Serie, número: Howl's (Moving Castle) Series, 1
Idioma de lectura: inglés (original)
Calificación: 5/5

Bienvenidos a la reseña de mi libro favorito. A continuación voy a hablar de todas las cosas maravillosas que componen a este libro. No es la primera vez que lo reseño, es creo la tercera, pero cada vez que lo leo no puedo controlar mis ganas de hablar de él. Con cada lectura lo disfruto de una manera diferente y descubro detalles que pasé por alto antes. Es más, como tengo memoria de pez, cuando lo vuelvo a leer me sorprendo porque hay muchas partes que se me habían olvidado. Es un libro que puedo decir de primera mano es para múltiples edades pues yo lo leo desde los catorce años y siempre lo adoro por diferentes motivos. 

Punto número uno: los personajes. La historia sigue a la joven Sophie, mayor de tres hermanas hijas del sombrerero de la ciudad. Por ser la más grande está destinada a vivir una vida sin aventuras mientras que sus hermanas serán afortunadas. Resignada se dedica a trabajar en la tienda de sombreros de su familia donde solo tiene a los sombreros para platicar. Hasta que un día una poderosa bruja llega a la tienda y echa una maldición sobre ella que termina como una señora de noventa años. Esto la lleva a dejar la tienda y su ciudad empezando así su propia aventura. El simbolismo que carga la evolución de Sophie a lo largo del libro es digno de análisis pues sutilmente va dejándose vivir. Su personalidad es fuerte pero está llena de ideas que la encadenan. 

Es común en los libros tener un personaje en technicolor junto a otros en sepia, supongo que para tener un contraste y no sobrecargar. Este no es el caso, todos son unos intensos. Howl, que es tan protagonista como Sophie, tiene un temperamento y ego más grandes que su castillo. Pero igual carga con un montón de piedritas que como Sophie tendrá que ir soltando. Los demás personajes ayudan a notar esta evolución por medio de sus propias percepciones e interacciones con los protagonistas. Pero también tienen sus historias específicas a sus marcadas personalidades. En este libro todos los personajes se sienten humanos y reales, hasta el fuego. Es más, la historia se desarrolla alrededor de los personajes secundarios durante la mayor parte del libro. Eventualmente nos damos cuenta que paralelamente se estaba creando la historia de Sophie y Howl pero esto no es evidente desde el principio.

El Castillo es un elemento genial, al igual que todas las otras locaciones, pero él es clave. Desde su construcción y su mágico funcionamiento el Castillo es todo un mundo por conocer, un personaje más. La conexión que hacen los personajes con el Castillo dirige los eventos que suceden a continuación. No importa a dónde vayan o si van solos o acompañados, porque al final del día regresan al Castillo. Ahí les es posible enterarse de qué está sucediendo en los otros lugares relevantes para la trama. Cada personaje tiene su propia vida, su individualidad, pero en el Castillo se unen todos los hilos que ellos van extendiendo por el mundo. Ahí es dónde al final se juntan todos a los que hemos conocido a lo largo de la historia. Incluso Calcifer está atado al Castillo en más de una manera. 

Ahora bien, fuera del análisis que se puede hacer de las motivaciones de los personajes, la historia sin reflexión alguna sigue siendo extremadamente entretenida, te atrapa fácilmente. Sumergirse en el mundo de Ingary es natural, se siente conocido y tan diferente al mismo tiempo. Lo primero porque está lleno de las clásicos elementos de los mundos fantásticos. Mas la forma en la que son tratados y la combinación de todos hace que se destaque la originalidad. Sobretodo gracias al estilo de la autora que está lleno de juegos y humor. La forma sutil en la que se van entretejiendo los eventos hace que uno se sienta parte de la familia. Al levantar los ojos del libro sorprende no estar en Ingary, en medio de una pelea de réplicas entre Sophie y Howl. El sentimiento que me transmite esta novela es el de bienestar.

Esta originalidad de la que hablé antes se nota en que no se puede predecir la historia. Yo que he leído este libro tantas veces todavía me sorprendo cuando todo queda perfectamente unido y no sin ningún cabo suelto. Es imposible adivinar lo que viene después porque aunque uno se diera cuenta de una cosa se te escapan otras mil. La calidez del relato va llenándolo a uno de emoción y al final es incontenible. Por cierto la narración del final muestra la gran capacidad de la autora porque hay unas diez cosas sucediendo al mismo tiempo. Uno se siente parado en medio de la escena, sumergido en el silencio y en el ruido al mismo tiempo. Ya cuando lo lean verán a lo que me refiero. Aunque hayan visto la película les aseguro que no podrán adivinar la trama. Hablando de la película, también la recomiendo y si ya conocen tanto libro como adaptación deberían leer este interesante análisis.

Pero todo esto no es suficiente. Pasan tantas cosas diferentes a lo largo de esta novela. Vivimos tantas aventuras, cambiamos tanto, conocemos tanto. A pesar de estar completamente lleno de cosas la lectura se hace sencilla, lleva de la mano, explica todo, no se tiene que hacer esfuerzo alguno porque lo que tenga que ser notado lo será. Nada se escapa porque a la autora tampoco se le escapa nada. Hay tantas lecturas posibles de este libro y de todos modos al final no es suficiente. Quiero regresar y vivir todo una y otra vez, quiero una cámara de seguridad en la esquina del Castillo para poder espiar el día a día de sus habitantes. Por suerte hay dos libros más, el tercero me gusta más que el segundo. Pero sigue sin ser suficiente. Estoy completamente enamorada de todo este libro y no me puedo imaginar superándolo algún día o aburriéndome de él.

Comentarios