Cada corazón, un umbral

Autor: Every Heart a Doorway
Título original: Seanan McGuire
Serie, número: Wayward Children, 1
Idioma de lectura: inglés (original)
Calificación: 3.5/5

¿Alguna vez se han preguntado qué sucede después de que terminan las aventuras de los libros fantásticos que tanto amamos? Esta novela corta justamente explora esta posibilidad. En ella se sigue a nuestra protagonista Nancy que, tras viajar a un mundo dominado por la quietud, regresa al mundo "real" y no se puede acostumbrar. Lo único que ella quiere es regresar. Es por ello que sus padres la envían a un internado especial para jóvenes que vivieron situaciones similares. Pero al llegar parecería que sus aventuras no se han terminado pues su llegada a la nueva escuela es marcada por una misteriosa muerte.

Cuando empecé a leer este libro no tenía ni idea de qué trataba, lo cual parece ser una situación recurrente en este blog. En las primeras páginas me encontraba igual, o tal vez más confundida que Nancy. No entendía muy bien a dónde llegábamos ni cuál era la razón de nuestra llegada. Esto me permitió apreciar rápidamente el estilo con el que se narra esta historia. Es un estilo fácil de notar, va directo a lo que busca pero lo hace de forma a mantener una especie de bruma que se dispersa conforme avanza la lectura. Al principio se siente confuso y forzado pero poco a poco todo cobra sentido. Es la forma en que acompañamos a la protagonista, logrando sentir lo mismo que ella. Claramente fue elegido para crear la ambientación de la novela, para dar ese lado misterioso pero al mismo tiempo dejarle un toque fresco y juvenil que ayuda a una lectura rápida y ligera. Una combinación agradable de leer y que me recuerda un poco a Miss Peregrine. No solo eso sino que viene acompañado de un estilo personal que refleja a la autora. Tiene toques de Alicia en el País de las Maravillas pero también da la idea de una magia fría y moderna. Sí, magia fría, no sé muy bien qué es pero es la manera en que puedo describirla mejor.

Creo que el estilo es el principal culpable de que la novela tenga un poco de oscuro pero se mantenga ligera. Sin embargo, también recae esto en los personajes y en sus particularidades individuales. Son personajes con intereses fuera de lo común pero que no por ello son malos. Es cierto que en momentos pueden parecer demasiado exagerados y un poco planos, pero incluso esto parece ser para la estética que busca crear la novela. En parte porque es una novela corta que no da para describir más, pero no es necesario porque no es el punto. De cualquier forma te permite sumergirte en este mundo un poco loco e ilógico y hacerlo de forma a no dudarlo. Cabe destacar, que aunque a grandes rasgos no parece ser demasiado oscuro, sí siento que hay escenas desconcertantes. Algunas veces quedan escondidas para no ser tan fuertes gracias a los personajes que se sienten como verdaderas personas y te convencen de que lo que está sucediendo es completamente normal y aceptable. Pero otras veces sí pueden revolverle el estómago a uno. Personalmente, es un estilo de mi agrado, porque no es ni tan tan ni muy muy, pero creo que no es para todos.

Al igual que los personajes la historia es sencilla pero eso no evita que sea entretenida de leer. Incluso cuando yo (y probablemente a otros les pasará igual) descubrí al culpable antes de que fuera anunciado en un final un poco precipitado en mi opinión. Lo que sucede es que hay una historia, la cuentan, y listo. No hay pretensiones hacia nada más y no las necesita porque lo que es interesante e importante es la primicia. Aquí lo que hacemos es conocer esta escuela que sirve de refugio a jóvenes considerando siempre su situación y con mucha empatía. La acción parece ser una excusa para conocer las vidas de los personajes, los mundos que visitaron y cómo todos son diferentes pero tienen algo similar que los une. Los conocemos desde sus experiencias y sus reacciones a ellas. En su desesperación aprenden a ayudarse los unos a los otros. La solidaridad que desarrollan entre ellos es lo que hace tan fuerte a este libro. Todas las partes oscuras del libro están acompañadas de este cariño y respeto, aunque cada quien lo muestre a su manera. El libro tiene un punto de vista esperanzador que es refrescante de leer.

Hay un último punto que quiero tratar pues creo que es muy importante. Nancy, la protagonista, es asexual. Lo es no porque la autora lo haya dicho después o porque los lectores lo hayan supuesto, lo es porque lo dicen tal cual. Ponen la palabra en el texto, explican qué quiere decir y lo que implica. Rara vez esto sucede en libros, o en cualquier tipo de entretenimiento. Aquí no solo sucede sino que se trabaja de muy buena manera, mantiene el equilibrio entre "esto me define" y "esto define toda mi vida". Forma parte de la historia, pero no es todo. Habla de los matices en pocas oraciones y logra dejar las cosas claras rápidamente. Con muy poco logra mucho. Me encantaría ver a más autores crear personajes así porque abre puertas a crear relaciones que no son tan comunes de ver en literatura de cualquier tipo y que sin embargo existen. Tanta lucha por ser original cuando ya hay cosas que existen y de las cuales no se hablan. Además, soy una fiel creyente de que la representación es importante.

Comentarios