La traidora Baru Cormorán

Autor: Seth Dickinson
Título original: The Traitor Baru Cormorant
Serie, número: 1
Idioma de lectura: inglés (original)
Calificación: 4/5

Es difícil contar de qué trata este libro sin decir de más, pues la historia empieza desde la primera página. He aquí mi mejor intento. Esta novela ambientada en un mundo ficticio narra la vida de Baru Cormorán desde su infancia, cuando un imperio extranjero invade su tierra natal. La verdadera historia tiene inicio años después, Baru fue educada en una escuela del imperio conquistador donde destaca por su inteligencia por lo que se le asigna un puesto importante como funcionaria. Suena aburrido, lo sé, pero al parecer hasta la burocracia puede ser divertida. Es un género que no había leído antes y me sorprendió.

Lo primero que destaca en este libro es la construcción del mundo. Es un mundo amplio en cuestiones geográficas pero también culturales y políticas. Tiene un pasado histórico que, aunque no se cuenta de manera explícita, ayuda a formar el presente de la narración. Aunque en este libro solo llegamos a conocer una pequeña parte del Imperio de la Máscara es claro que los demás lugares que lo componen fueron pensados tan bien como aquel donde transcurre la acción. Esta gran variedad no existe solamente porque sí. Es parte de la historia pero también permite crear un universo que se asemeja al nuestro, dándole así un sentido de realidad. Además se da la oportunidad de tocar temas de actualidad haciendo que problemáticas que sí existen formen parte de un conjunto más grande. Un conjunto de causas que hacen que exista algo por lo que luchar y una historia que contar.  Tiene una cantidad exacta de elementos contemporáneos que lo dejan ser un mundo propio sin dejar ese aspecto realista que lo hace tan creíble. No se trata de blanco y negro sino de todo lo contrario.

En cuanto a personajes, la mayoría no se encuentra desarrollados del mismo modo que el mundo. La historia se cuenta en tercera persona y desde el punto de vista de Baru. Por ello, tanto lo que conocemos de ella como lo que conocemos de otros se basa sobretodo en las acciones que se describen a lo largo del libro. Sin embargo, esto es suficiente. Aquellos personajes que tienen suficiente "tiempo en pantalla", por así decirlo, tienen personalidades variadas y distintas, formas de hablar específicas a cada uno y sus propios intereses. Incluso aquellos que aparecen poco lo hacen de manera impactante y no están ahí sin razón. Es interesante detenerse un momento en esto pues esta forma de crear personajes es una herramienta necesaria para el avance. En si, el libro trata de las estrategias que sigue Baru para conseguir sus propósitos. Es por ello que siempre está analizando a toda persona con la que se encuentra. El problema aquí es que todos ocultan algo por lo que tiene que leer aquellas partes que no logran ocultar o a partir de lo que ocultan sacar la verdad sobre lo que buscan. Lo que quieren los hace quienes son. Por su lado, Baru como protagonista sufre una clara evolución, sobretodo porque la acompañamos desde niña, lo que hace que nos sea más cercana.

Esta forma de llevar la historia, basándose en los análisis que hace Baru, puede parecer un poco extraña al principio. Por ejemplo, desde el inicio se llenan las páginas de términos que son únicos a esta historia, algunas veces son descritos inmediatamente pero la mayoría tienes que esperar. Esto hace la lectura de los primeros tres capítulos un poco pesada. A pesar de ello, una vez superado el primer impacto conoces los términos esenciales y te das cuenta que así funciona el libro, que eventualmente entenderás. Este vocabulario que describe cosas que ya tienen su palabra es una buena jugada pues describe elementos que conocemos pero nos quita el prejuicio de dichas palabras. Debo admitir que no sabría pronunciar ninguna de ellas, es más, ahora mismo evito mencionar cualquier otro nombre del libro que no sea el de la protagonista pues no sabría escribirlo. Considero que este estilo de narración no es nada sencillo porque podría parecer que Baru se saca todo de la manga y que se da información solo cuando es necesaria. Esto sería un problema porque arruinaría el efecto de una Baru inteligente, característica esencial de nuestra protagonista. Por suerte esto no sucede. De manera discreta la información aparece antes de ser necesaria de modo que el lector tiene la posibilidad de encontrar por si mismo las respuestas antes que Baru. Personalmente, no puedo. Pero eso significa que cuando aparece es sorprendente pues no solo son grandes ideas sino que parecen no tener agujeros. El narrador se encarga de introducir todas las dudas que se te puedan ocurrir ya sea en forma de preguntas que la protagonista se hace a ella misma o hechas por otros personajes.

Aunque este libro llega a ser extremadamente técnico en partes no se pierde la esencia humana. Lo que quiero decir es que los intereses que persigue cada personaje tienen una razón de ser emocional y todas quedan plasmadas en el libro. Ningún personaje humano (especifico porque las identidades gubernamentales no entran aquí) es un robot que solo actúa porque sí. A pesar de que los momentos puramente emocionales son pocos y duran lo que un destello, te golpean fuertemente y se quedan marcados. Lo que es curioso es que logran hacerte sentir lo mismo que Baru con la misma duración. A lo que me refiero es que una vez que ella tiene semi superado algo, el lector también. La historia avanza con uno y uno con ella. Los hilos están muy bien unidos, las situaciones van surgiendo poco a poco, se resuelven pero siempre hay algo más y nada es en vano. También hay partes en las que te dicen lo que va a suceder con lo que te ponen en tensión y de todos modos es sorprendente cuando sucede. Esto hace que la lectura sea llevadera. Siempre hay algo de interés, metas a corto plazo y metas a largo plazo. Todos los elementos para que se sienta real, tan real que te vuelves parte de la historia.

Es el conjunto de todos estos elementos y aquellos que tal vez no logré mencionar lo que me hizo devorar este libro de principio a fin. Mas no llega a la calificación perfecta. Aunque disfruté enormemente de esta lectura no es un libro cuyos personajes me hayan enamorado y sienta cercanos a mí. Siento hasta cierto punto que leí un libro de texto de historia: puede que los personajes sean interesantes pero no existe conexión alguna. También es una serie, cosa que entiendo pues quedan cosas por desarrollar más allá, sobretodo para un mundo de estas dimensiones, pero las series no son mi preferencia. Me ha dejado satisfecha y lo podría dejar aquí, pero no lo haré. Especialmente considerando el final que no solo juega con los sentimientos de los personajes sino también con los míos. También se introduce un elemento final que jugará un papel importante en el futuro pero que siento debe ser muy difícil de desarrollar y quiero ver cómo se logra. Tal vez no inmediatamente pero sí quiero saber qué sucede después.

Comentarios

  1. ¡Muy buena reseña! Me han dado ganas de leer el libro, aunque no lo conocía. Un saludo <3

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Cuéntame qué te ha parecido lo que he escrito.