sábado, 13 de octubre de 2018

Reseña: El Otro Einstein.



S i n o p s i s

Zúrich, 1896. Una joven de viente años se enfrenta a las miradas incrédulas de un salón de clase. Todos la observan desafiantes menos uno, que con un gesto de admiración parece darle la bienvenida. Ella es Mileva Maric, una de las primeras mujeres en estudiar física, y él, Albert Einstein.

Ambos comienzan una amistad que rápidamente se transforma en una intensa relación intelectual y sentimental, que después de unos años los lleva a casase y convertirse en un de las parejas más influyentes de la época. Sin embargo, poco a poco, la promesa de aquella relación de iguales se quiebra cundo las exigencias de Einstein comienzan a desbordar a Mileva: debía tomar los apuntes de las clases por él, desaparecer de los créditos de las patentes que trabajaban juntos y seguir las estrictas reglas de comportamiento dictadas por su marido, hasta que se siente orillada a abandonar sus estudios para cumplir con su rol de madre y ama de casa. 

El otro Einstein nos sumerge en la apasionante historia de una científica excepcional, cuya contribución a la famosa Teoría de la Relatividad sigue siendo un debate; revelándonos la vida de una mujer única y brillante, que injustamente se vio relegada a un lugar secundario detrás del genio y ego de su marido.


R e s e ñ a

Hace un año encontré por casualidad Matemáticas para las Hadas (mi reseña de dicho libro está aquí) y me llamó la atención porque justo entonces me veía por primera vez sumergida en el mundo del estudio de la ciencias. Un año después, en la misma librería, en el mismo estante y a casi la misma altura me encuentro con El otro Einstein, un libro que otra vez se centra en un personaje femenino interesado en la ciencia mas no reconocido por ello. Ahora bien sumergida en la física parecía una lectura de lo más adecuada. Sin embargo, leer este libro fue en definitiva como una montaña rusa (acabe mareada después de tanta vuelta) y hace mucho que un libro no me destruía del modo que lo hizo El otro Einstein.

Empieza la historia y nos encontramos con una joven Mileva asistiendo a la universidad en Zurich para estudiar física. Entra en un salón con tan solo seis estudiantes, todos hombres. En ella me veo un poquito a mi y mi lectura comienza con un sentimiento de calidez. Aprendo un poco de cómo era la universidad entonces, una carrera como la mía. ¿Detalles que noté? La manera en que todo su mundo y todas sus pláticas se ven centradas en un solo tema, la física parece ser lo único que llena sus vidas. Bueno, también hay un poco de música. Estudiando lo mismo que Mileva, un poco más de un siglo después, me doy cuenta que hay muchos más intereses que solo la física entre los estudiantes de esta. Pero al final hay cosas que se ven muy similares, tal vez en un nivel un poco menos extremo. La cantidad mínima todavía de mujeres en comparación al número de hombres, los egos gigantescos de aquellos que sobresalen y de los profesores famosos, las horas de estudio en el que resolver un solo problema es cuestión de horas, ecuaciones garabateadas en cientos de hojas de papel. Todas son cosas que me son cotidianas y también le son a Mileva. Así que leo emocionada, por una mujer que se abre paso en una sociedad que no esta de acuerdo con sus sueños. Y luego todo se cae.

Una vez que la historia comienza a complicarse parece que la caída solo es más y más en picada y me duele un poquito más cada vez. Terminó el libro y estoy en SHOCK. Destruida me dejó, y para colmo yo leyendo en clase de física en vez de prestar atención. De verdad que cuando acabé este libro quería llorar. No siento que sea un spoiler decir que lo que sucede es que el señor Einstein acaba no tratando muy bien a Mileva que finalmente se convirtió en su primera esposa. No se enojen conmigo, esto no es un spoiler, seguro se lo esperaban, además siento que es un rumor de esos que corren junto con el clásico "Einstein reprobó matemáticas en cuarto de primaria" (lo cual siempre me ha parecido algo extremadamente especifico pues yo cursé primaria hace mucho menos tiempo que Einstein y no recuerdo que calificaciones obtenía entonces en ninguna materia). 

Está bien, yo lo sé, es una obra de ficción. Si Mileva ayudó a su esposo con sus teorías y con las matemáticas detrás de estas no es algo que se sepa a ciencia (jaja) cierta. Pero finalmente, ¿qué más da? Lo que El otro Einstein nos da es una historia clásica que en este caso sigue siendo sujeto de discusión pero que ha pasado mil y una veces más en otros lados donde se sabe perfectamente que sí pasó. Todos hemos escuchado el clásico "marido roba trabajo de su esposa". ¿No se trata Bel Ami de eso? Todas estas historias me hacen temer que no sea posible mezclar la genialidad con un buen corazón, o mínimo que esta no se ve reconocida a menos que venga de alguien con personalidades preocupantes. O tal vez es el reconocimiento lo que destruye a las personas. En estos casos tal vez deberíamos admirar al descubrimiento y no al descubridor. No lo sé. 

El formato que toma este libro es el de una especie de diario escrito por Mileva por lo que nos vemos metidos en sus pensamientos a fondo y no solo somos espectadores de los resultados de estos. Puede ser que en parte me vi atada al libro por mi cercanía a la situación de su protagonista. No puedo asegurar que no fuera así. Sin embargo no por ello creo que otras personas no se puedan ver atrapadas por este libro. Lo que hace el libro es que te da una historia de la cual ya conoces el final y de todos modos te incitan a seguir leyendo contando los acontecimientos con un formato sencillo. Además siempre hay un incentivo para seguir adelante y es saber cuánto más piensa aguantar y en qué condiciones se saldrá de la situación constante que se convierte en su vida. 

Este libro me deja una cuantas lecciones. La primera es no dejar de estudiar nunca pues puede que las cosas estén mejor que en la época en la que se sitúa la historia pero no del todo. La segunda es que nunca más pensaré en la esposa de Einstein como el otro Einstein, sino que recordaré el nombre de Mileva Malvic (la computadora no me deja ponerle acento a la c) en honor a todo su potencial perdido y no como un personaje secundario, sino un principal. 

¿Lo recomiendo? En definitiva este es un libro que me dolió, pero también me llevó a reflexionar y siento que ese era el principal interés de su autora y por ello lo considero un logro que sin duda recomiendo. 

- Julia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado mi blog o esta entrada? ¡Comenta! ¡Si no...TAMBIÉN! Pero por favor se respetuoso. Gracias.