viernes, 5 de enero de 2018

Re-reseña: El Castillo Ambulante.

  Una de las reglas de las re-reseñas es que no lea la reseña anterior para no verme influenciada por la Julia del pasado, pero para los demás AQUÍ les dejo la primera reseña de esta novela.

  Yo sé bien que la portada dice "El Castillo Ambulante" y que su titulo en el idioma original es "Howl's Moving Castle" pero me es imposible quitarme que es "El Increíble Castillo Vagabundo" ("El Castillo Vagabundo" para los amigos) de encima y para mi siempre se llamará así. Pues ese fue el titulo con el que lo conocí.

  Me encanta pretender que no sé inglés. Además me es muy fácil pues la mayoría de la gente lo asume. ¿Si habla francés por qué tendría que hablar inglés también? Así que lo más probable es que si me veo en una situación casual en la que tengo que usar el inglés lo que haré es pronunciarlo terriblemente mal y mezclarle palabras en español. 


  Sin embargo, he de admitir que hace cuatro años cuando leí El Castillo Ambulante por primera vez (en inglés), mi inglés era un millón de veces peor que hoy en día. Y si ahora que lo he vuelto a leer lo he disfrutado un millón de veces más, es probable que sea por eso mismo. 

  Decidí releerlo pues no dejaba de tener la sensación de su lectura había sido demasiado superficial. En esta segunda vuelta, no solamente entendí mejor toda la aventura sino que me di cuenta de lo bien planeada que está. Sí, es un libro que se nota sencillo, sobre todo por su forma de estar escrito, tan clara y brillante, y que además trata temas típicos de cuentos clásicos, mas no por ello la historia deja de ser compleja. Y aunque es compleja no es complicada, pues no te pierdes, ni es cansado pues no tienes que estar fijándote en detalles y reteniendo, pues si es importante para el futuro, la autora simplemente sabe como hacer que se te quede grabado. 

  Además, el libro tiene una forma que te introduce inmediatamente en su mundo. Una vez ahí, es imposible no encariñarse con este. Es de esas veces que se acaba el libro, pero tú sigues en él, pensando y volviendo a revivir lo ya leído. Es triste tener que dejar el libro atrás pues uno se quiere quedar ahí a vivir. Por suerte, hay dos más que le siguen, uno que ya leí, y otro que por fin conseguí. Su existencia hace que guardar El Castillo Ambulante en el librero me sea menos duro. ¡Mas no puedo imaginarme como voy a sufrir cuando acabe los tres y ya no haya más!

  No solamente te encariñas con la historia, sino que con los personajes también pues al final son ellos los que llevan esta misma. Lo hacen con personalidades marcadas, todas diferentes, y sin embargo, aunque podrían parecer exagerados, no lo son. Por supuesto que son peculiares cada uno a su manera pero no por ello desentona ni rompen con el hilo de la novela. 

  Sí hay algo que sobresale, y que además permite darle mucho movimiento y vivacidad a toda la novela es el humor. Tanto en la narración y los acontecimientos que nos describe. Un ejemplo claro, es el el uso de las botas de las mil leguas. Claro, que las risas no serian las mismas sin la participación de los personajes. Y aunque Michael y las hermanas de Sophie son personajes lindos con los que te encariñas, tengo una ligera (pero no tan ligera) preferencia por Sophie, Howl y Calcifer. Las interacciones entre estos personajes son oro puro pues tienen una habilidad para responderse ÉPICA. La autora sabe cuantas veces puedes usar la nariz de Sophie como motivo de bromas sin que jamás deje de dar risa o parezca repetitivo. 

  Al final de mi edición viene una entrevista con la autora, y lo que se me quedó de ella es que no entiende por qué todas acaban enamoradas de Howl, a pesar de que Howl está diseñado para ser insoportable. Efecto común que tiene la película y el libro, pues todas quieren casarse con Howl. Lo entiendo, pues Howl no es solo insoportable, sino que también es muy cool. Pero es cool porque están los demás personajes ahí, Howl es cool porque Sophie es cool. 

  Me es imposible contenerme pues también quiero hablar de la película, pero esta es una reseña del libro. Así que lo único que diré es que: no se pelean. Son diferentes y son parecidos pero los dos a su manera son magníficos y me gustan igual (es decir, un montón). Conocer los dos no le quita ni a uno ni al otro sino que los complementa entre sí. Van juntos, de la mano.

 Mi reseña ya quedo muy grande y siento que todavía hay mucho que decir. Lo que les queda para enterarse de más, es ir a leer el libro. 

¿Lo re-recomiendo? Si han hablado conmigo en los últimos meses, después del verano cuando releí este libro, es muy probable que se los haya recomendado. Y es que siento de verdad que a pesar de ser un libro para niños, es un libro fresco y ligero pero de lo más entretenido que seguro es del gusto de la gran mayoría. 

Sobretodo, si ya desde antes eras fan de la película de Ghibli, leer este libro es una experiencia increíble. Porque si somos sinceros, nadie entendió al 100% esa película. Y después de leer el libro muy probablemente seguirá siendo así, pero les aseguro que si llegas a entender aunque sea un 20% más. Además...Howl es doctor. 

Esta vez no le doy 5 estrellas pues se merece más, ¿y que vale mas que un Calcifer recién caído?




- Julia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado mi blog o esta entrada? ¡Comenta! ¡Si no...TAMBIÉN! Pero por favor se respetuoso. Gracias.