viernes, 22 de diciembre de 2017

Reseña: Matemáticas para las Hadas.

Oh por Dios. ¿Acaso Julia lee cosas que no son ciencia ficción todavía? 



S i n o p s i s

  Matemáticas para las hadas es una novela sobre la pasión de una mujer, ese sentimiento que descubrimos en cada faceta de la vida. En especial, en los números que rigen nuestro mundo lleno de misterios. Es la vida de una de las mujeres más maravillosas de la época moderna, la hija del poeta Lord Byron: Ada Byron, parte de la realeza inglesa y brillante genio en matemáticas que diseño los programas para la primera computadora de la historia. Pero es también la narración de una mujer tormentosa del siglo XIX, con una relación intensa con sus famosos padres, amante de Charles Dickens y del ludópata John Crosse, que vivió una vida llena de momentos dramáticos. Todas estas historias tejen la vida de Ada Augusta Byron, condesa de Lovelace: La Encantadora de Números. 

R e s e ñ a

  La contraportada sigue hablando del autor pero eso ya no lo pienso copiar porque...pues voy a hablar  justo de eso mismo pero desde mi punto de vista. Es ese el punto de la reseña y por eso están aquí, ¿no?

 Sinceramente, fue el título, no lo voy a negar, el titulo me llegó. ¡Está bien cool! Lo vi en la librería cuando ni siquiera iba por un libro para mí... Hola, soy Julia y soy adicta a comprar libros (Holaaaaa Juuuuliiiiiaaaa). Pero esos son los problemas comunes de los adictos de los libros... En mi cabeza, estaba comprando este libro porque justo iba empezar a estudiar una carrera con matemáticas. Y si les soy sincera, las matemáticas me dan miedo (ahora tal vez un poco menos). Con la esperanza de verme inspirada por una mujer que hizo matemáticas en épocas en las que pues eso no era para nosotras, me lleve el libro del atractivo título. ¿Funcionó?

  A veces uno ve un libro del que no sabe nada, lo compra y lo lee, y le atinas, era un gran libro. Otras veces, no tanto. Matemáticas Para las Hadas entra en la segunda categoría. No es que sea un pésimo libro, pero personalmente no me encantó. Y lo primero que no me gustó mucho fue el estilo. Se me hizo un poco tieso y a veces me daban flojera seguir leyendo. En si no tiene nada de malo, cumple su función de describir lo que sucede y mueve a la historia. Sin embargo, no deja el sentimiento de internarse en una época que no es la nuestra y la lectura acaba siendo superficial. Es más como leer el diccionario, uno no se siento metido en la definición de mermelada. 

  Ahora hablemos de la historia porque por primera vez en la vida estoy haciendo una reseña organizada wow. La historia sí me gustó, y si pude terminar de leer esta novela es gracias a esta. La cosa aquí es que está llena de altibajos en mutiples sentidos. A veces, estás al borde de la silla, no puedes esperar a saber que es lo que sigue y desearías poder leer más rápido. Otras veces, el libro queda apartado sobre la mesa de noche, horas, días. A veces, hay muchos detalles: a veces son descripciones de cosas muy bellas que valen la pena, otras son cosas que no me interesa saber y que solo entorpecen la lectura y su fluidez. A veces el tiempo pasa lento y sabes que sucede minuto a minuto, pero de repente hay saltos en el tiempo de años enteros y eventos que duran como un destello. A veces es bueno, a veces es malo. Creo que, a grandes trazos, me gustó el principio, me aburrió el centro y el final me atrapó. 

  Me gustó el principio pues se toma la historia desde un ángulo muy original que me pareció magnifico y de lo más interesante. Las hadas, son un tema que me encanta desde que soy chica, es fantasía, cosa para niños, no es un tema considerado serio. Y lo mezclan con las matemáticas, que son cosas de adultos, solamente para una elite que puede entenderlas, tema serio y respetado (porque siempre respetamos aquello que no entendemos y por ello admiramos). Todo el tema de las hadas, y de cómo Ada empieza a internarse en las mates y no en la literatura. Es una apertura que de verdad invita a continuar con la lectura. 

  Y al final, cuando, después de seguir por años (suyos no nuestros lol) la vida de Ada, llena de tantos altibajos como su novela, no puedes dejar de leer...¡porque estás ya tan cerca del final, de la verdad! Y uno necesita saber tanto como Ada. Claro que para ella son años de vida y para nosotros son unas cuantas páginas. Y si con unas cuantas páginas yo me siento enloquecer, no puedo imaginar como se sintió ella sí ya sé que es una novela y que no todo sucedió así, gracias por decirme lo obvio. En fin, el punto es que al terminar el libro quede en shock. Y es que todo lo de en medio que me valió un poco y no me gustó se vio salvado por el final. 

  Ahora, Ada. Ada me cae bien. Me cae bien porque es de todo un poco, y nunca es solamente una loca de las matemáticas, o una madre histérica, o una...aventada. A veces hace cosas bien, a veces mal...es casi como si...fuera humana. ¡Y vaya si eso me encanta! Pues al final, a pesar de ser este libro una novela, La Encantadora de Números fue una persona real y ¿cuál es el problema principal de los libros con personajes históricos? Exacto, que no los hacen humanos: que son perfectos o que simplemente son unos incompetentes. Aunque no voy a negar que a veces Ada me parecía una mensa. Pero por el final, por el final le perdono todo. Porque al final, no es ella la que controla su vida...aunque creía que sí. En fin, no quiero hacer spoilers pero sepan que...esto es casi una telenovela. Cosa que muchos adoraran y otro...pues no tanto. 

  Se resume así: una gran idea mal explotada. 

¿Lo recomiendo? Pues como que sí, porque está cool saber sobre Ada, pero como que no, pues no se explotó bien una historia que pudo haber sido mucho más. Al final, es un libro corto, y si se te antoja, no pierdes nada con leerlo. Yo, en definitiva, no me arrepiento de haberlo leído.





- Julia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado mi blog o esta entrada? ¡Comenta! ¡Si no...TAMBIÉN! Pero por favor se respetuoso. Gracias.