miércoles, 22 de febrero de 2017

Reseña: La Voz de los Muertos.


Por ser esta la reseña de la segunda parte de una serie de libros no está libre de spoilers de la primera parte. Lea bajo su propio riesgo. 


S i n o p s i s

  Después del genocidio de los Insectores, Ender Wiggin desapareció y en su lugar surgió una voz poderosa: la nueva religión de los Portavoces de los Muertos, que sirven como sacerdotes a quienes no creen en ningún Dios pero sí en los valores de los seres humanos. Han pasado tres mil años desde los hechos de El Juego de Ender, y aún así los efectos del viaje relativista permiten la presencia de un joven Ender de treinta cinco años, elemento central en el segundo contacto de los seres humanos con otra raza galáctica. Esta especie, al igual que los Insectores, resulta completamente extraña y, en sus primeros acercamientos a los seres humanos, han causado muertes incomprensibles. Solamente Ender, el genocida, tendrá la valentía de afrontar la verdad. 

  La aclamada continuación de El Juego de Ender, ganadora de los premios Nebula 1986, Hugo 1987 y Locus 1987.


R e s e ñ a 

  ¿No les encanta que El Juego de Ender y La Voz de los Muertos tengan la misma portada? (notese el sarcasmo)

  Para aquellos que leyeron mi última reseña sobre Ender sabrán que el primer libro me encantó. (Y si no la han leído pues vayan allá primero y luego regresen.) Los dos libros se parecen bastante, en estilo y vibra que dan al ser leídos, sin embargo, la historia es totalmente diferente. Mientras que en el primero Ender dependía de los que los demás decidían por él y en base a eso el movía sus propias piezas, en el segundo Ender tiene una libertad impresionante, lo que obviamente le suma responsabilidad a cualquier cosa que haga, por mínima que sea. La presión sobre Ender le suma tensión a la historia y te mantiene conteniendo el aliento constantemente. 

  Claro que si a los 7 años Ender ya era un genio, a los 35 es más que sabio. Es impresionante verlo hacer cualquier cosa pues todo parece extremadamente brillante. Si antes te sentías unido a él como si fuera uno mismo con el lector, ahora ya no. Ahora hay un sentimiento de admiración hacia él, contagiado seguramente por los otros personajes del libro que sienten eso mismo. Pero además eso algo que se gana a lo largo de todo el libro con la forma en que maneja cada situación que se le presenta. Mientras que antes, de niño, por más que reaccionara de forma casi robótica y pareciera por eso que no tenía emociones sabías que tenía miedo y dudas, ahora ya no. Si tiene que ver con el destino de la galaxia, Ender sabe exactamente que tiene que hacer. 

  Mas no por ello pierde su humanidad. Es cierto que se vuelve alguien muy impresionante pero los lectores tenemos el privilegio de no solamente verlo cómo se presenta públicamente sino que también cuando está sólo. Y vemos que no es perfecto y que necesita ayuda y que sin ella se siente perdido. Que puede arrepentirse de sus acciones y se da cuenta de sus errores de manera admirable. 

  Algo que me encanta de los libros de Ender es que son muy originales y por eso es difícil saber que va a pasar. Y ahora no solamente se junta los misterios del presente de la historia sino los de los 3000 años entre el primer y este segundo libro. Por ejemplo, me encanta que Ender sea tres personas diferentes pues como ha vivido tantos años nadie piensa en la posibilidad que el primer Portavoz, Ender el genocida y Andrew Wiggin sean la misma persona, sobre todo teniendo en cuenta los diferentes puntos de vista que se tiene sobre cada uno de ellos. 

  Ahora que he intentado leer más y más ciencia ficción he notado que hay de dos: o solamente es una historia con tecnología cool, o además de ser un historia con tecnología cool se tratan los problemas (éticos, filosóficos, etcétera) a dónde nos pueden llevar esos avances tecnológico. La voz de los muertos pero también el Juego de Ender forman parte de la segunda categoría. No solo son aliens y batallas espaciales sino que es también interrogarse sobre quiénes son estos otros seres inteligente que no tienen nada que ver con los humanos ni en aspecto ni forma de pensar o organizarse socialmente. Y si en el primer libro se pensaba de una forma, en este es todo lo contrario, o bueno, intenta serlo. Ya entenderán cuando lo lean a que me refiero. 

  Finalmente, no solo la historia es entretenida, sino que invita a la reflexión. Ya se que podría parecer que yo le busco a cualquier libro algo que "invita a pensar" pero... ¡es verdad! Al acabarlo este libro me dejo la misma sensación que el primero: la seguridad de que acaba de leer algo muuuuy bueno. 


¿Lo recomiendo? Por supuesto. Este es un libro que vale muchísimo la pena y te dejará pensando incluso tras de terminarlo. En definitiva uno de mis favoritos. 


- Julia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado mi blog o esta entrada? ¡Comenta! ¡Si no...TAMBIÉN! Pero por favor se respetuoso. Gracias.