sábado, 15 de octubre de 2016

Reseña: La Cuentista / El Cuento

La Cuentista y El Cuento son las dos últimas partes de la tetralogía de Vâudïz, sin embargo voy a hacer las dos reseñas juntas por varios motivos. Por una parte porque la edición trae las dos partes en un solo tomo, por otra porque las historias se siguen de manera extremadamente continua, y por último porque hay cosas que son validas para ambas y  prefiero no repetir. ¿Para que leer dos reseñas si se puede leer sol una?



S i n o p s i s

  Cien años después de los últimos eventos en Vâudïz, cuando la fiebre roja está matando a sus habitantes, Nannerl necesita que Erick e Irene le ayuden a rescatar la magia y devolver la vida a su mundo. En el tiempo real solo han pasado tres años. Irene espera con ansias reencontrarse con Erick y cuando él vuelve al pueblo, para asistir al funeral de su abuelo, las cosas no salen cómo esperaba y la deja con el corazón roto. Llena de decepción y furia, Irene abre un vórtice que la lleva a Vâudïz dejando a Erick atrás, mas no por mucho tiempo, ya que éste encuentra una forma de trasladarse también. 


R e s e ñ a 

  Empecemos con lo más importante: Andrea Chapela es mi nueva escritora favorita. ¿Por qué? Pues es que todo está tan bien pensado y los últimos libros (pero sobre todo el último) unen piezas de manera a que todo el tiempo te sorprendas. No puedo dejar de pensar en el trabajo de planeación que tuvo que hacer para crear algo tan complejo sin dejar cabos sin atar. Además me queda claro que la autora tiene más imaginación en las puntas del pelo que la mayoría de nosotros en todo el cuerpo. ¡Empezó a escribir esta serie a los 15, lo cual es todavía más impresionante! Y no es por nada, pero es mexicana.

  ¿Recuerdan todas las cosas negativas que dije en las reseñas de La Heredera y El Creador? Ya sé que en realidad no eran muchas pero ovidenlas, borrenlas, tachenlas, desaparezcanlas. "Puff", ya no están. Y es que todo lo que parecía que estaba mal, o era parte de la historia y se resuelve al final, o cambió, o evolucionó.


  Esas descripciones pesadas de las que me queje: ya no están. De hecho, mientras leía el libro me preguntaba a mi misma "¿Cómo le hacen los escritores (como Andrea) para saber exactamente que describir detalladamente y lo que no? Yo siempre exagero para un lado o para el otro...". No fue hasta que acabe el libro y volví a leer mi reseña sobre El Creador que recordé que la última vez me había quejado de las descripciones pesadas he inútiles. La narración se disfruta, combina a la perfección con la historia. Las descripciones encajan perfectamente, dan lo que tienen que dar. El ritmo que lleva te mantiene pegado a la historia, quieres continuar, pues además cada vez sabes que el final está más cerca.

  No solo quieres acabar la historia del presente, pero también descubrir la verdad sobre el pasado. Y es que como hay tantos mundos diferentes, los pasados son varios. Para cuando llegas a La Cuentista, la historia que creías estar siguiendo en La Heredera ha cambiado totalmente, pero de una manera fluida y no te das cuenta a menos de que lo pienses.

  Además, como los libros están llenos de acción y muchísimo movimiento no hay manera de aburrirse pues siempre hay algo que seguir pues si te desconectas tantito se te va. Sin embargo, esto se combina con explicaciones que van resolviendo la historia y diálogos que relajan el ritmo para que no se vuelva cansado. Uno de los primero capítulos de El Cuento es un ejemplo de estas explicaciones. En él se revela gran parte de el misterio de la saga. Esta parte me dio una de las mejores experiencias lectoras de mi vida: todo el tiempo estaba como "AHHHH", "OHHHH", "NOOO", "OMG", etc... Ya lo he dicho antes: esta serie esta tan pero tan original que es imposible saber que sigue, no puedes adivinar nada.

  Lo único que si le veo de malo a esto es que es muy fácil perderse. La Cuentista lo leí en marzo y El Creador en agosto, no es mucho tiempo entre un libro y otro. Mas cuando empecé a leer el último...¡no me acordaba de un montón de cosas! Por suerte los libros son un mismo tomo y pude regresar y leer por encima pedacitos. Mientras más avanzas las cosas empiezan a regresar poco a poco. En esos momentos me di cuenta que esos libros que parecen desesperantes pues vuelven a explicar en resumen lo que pasó en el anterior no son tan inútiles.. Normalmente, puedo ir a buscar una reseña o resumen del libro y me acuerdo entonces; pero...¡no hay ni una sola reseña de La Cuentista o El Cuento! Bueno, ahora sí.

  Cuatro libros, los mismos personajes pero pasan muchos años entre le principio el final, y sí se nota. Todos los personajes tienen evoluciones claras sin dejar de ser ellos mismos. Por ejemplo, a pesar de que en los dos primeros libros Irene me desesperaba un poco-bastante, al final creo que es uno de los personajes más bien hechos pues cambia todo el tiempo y en cada libro tienen un rol diferente, nunca sabes lo que va a hacer, sumándole así al misterio de la historia. Lo que me parece más chistoso sobre los personajes sin embargo es que la autora tiene casi los mismos personajes favoritos que yo...

  La Cuentista y El Creador son ejemplos perfectos de como terminar una saga con energía. Construyendo misterio desde el principio pero darle vuelta a la historia por todos lados. Dando pistas casi imperceptibles que lleven muy poco a poco al final. Alguien en Twitter le pregunto a la autora algo sobre el final básicamente como se muere cierto personaje y ella respondió algo que no se dice en el libro pero que suena tan lógico que parece imposible no haberse dado cuenta antes. No dejó cabos sin atar. Y no uso mi más odiado recurso para crear toda esta maravillosa historia: la falta de comunicación o el efecto telenovela como me gusta llamarla. Ningún problema es causado directamente por no decir una verdad desde un principio y el único que sí usa eso...¡lo logra de una manera fluida, sin desesperar o ser estúpida! Yo pensaba que eso era imposible pero he aquí la excepción que confirma la regla

  El final, me encantó porque los héroes hacen lo que tenían que hacer. Pero al mismo tiempo no es un final en el que hagan lo obviamente correcto: encuentran otro camino. Un camino que no es malo ni bueno, sino el correcto. Y sin embargo, el final me destrozó un poco y me apachurró el corazón. Sobretodo la parte de Nannerl, que siempre fue mi favorita a pesar de sus defectos. Tantos sentimientos encontrados.

¿Lo recomiendo? Empece a leer esta saga a los 11 años, ahora tengo 17, así que estoy segura que al recomendar estos libros estoy recomendando algo para todas las edades. Vâudïz es una saga de calidad, de una autora latinoamericana, y que supera a mucha de la literatura juvenil que nos llega de países anglosajones. Por eso, creo que es importante apoyarla, además de que puedo asegurarles que la van a disfrutar. Incluso creo que aquellos que no soy muy amantes de la fantasía pueden llegar a querer estos cuatro libros tanto como yo, por un mundo de dimensiones inmensas y una historia más que original.

Tanto La Cuentista como El Cuento se llevan 5 estrellas. 
- Julia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado mi blog o esta entrada? ¡Comenta! ¡Si no...TAMBIÉN! Pero por favor se respetuoso. Gracias.