sábado, 6 de febrero de 2016

Reseña: Ordeno y Mando.




S i n o p s i s

«Si un invitado muere repentinamente en su casa, sobre todo no avise a la policía», pontifica alguien en una cena, y Baptiste Bordave sigue más tarde el peculiar consejo cuando un misterioso personaje – Olaf Sildur, un multimillonario sueco – aparece en su casa y muere de forma fulminante en su salón. A partir de ahí descubriremos que nada es lo que parece en esta novela negra cuya atmósfera inquietante está cruzada por fuertes ramalazos de humor cáustico.  

R e s e ñ a 


ESTA RESEÑA TIENE SPOILERS MENORES, LEA BAJO SU PROPIO RIESGO.

  "Ordeno y Mando", no me gusta el nombre que le pusieron en español. Tiene mucho más sentido el título original. 

  Es impresionante la manera en que Amélie Nothomb logra crear historias tan disparatas en cada una de sus novelas sin que ninguna se parezca a la otra. Esta no es la excepción. El libro nos narra la vida de una persona normal que en unos pocos minutos se vuelve un ladrón de identidades. ¡Pero no se robó cualquier identidad! 

  Tras haber tomado la decisión de apropiarse la identidad del hombre que acaba de morir en su sala, nuestro protagonista tiene que encontrar quién es su nueva persona y que vida le toca vivir de ahora en adelante. Es así como se encamina hacia la casa de Olaf Sildur. Llegando ahí, la esposa de este lo deja entrar sin ninguna problema, lo hospeda de manera muy lujosa y no hace preguntas. Como si recibir a un extraño en su casa fuera algo de lo más común. Después de esto las cosas se vuelven más y más sospechosas.

  No sé cómo es posible pero en el libro no pasa nada. Leyeron bien: nada. Hay acción al principio, y poco antes del final. Pero en medio, no pasa nada. Es tan solo una descripción de la ociosidad de Baptiste. Y sin embargo, es entretenida. No acabo de entender cómo es esto posible. Tal vez sea que el poco hacer del personaje se mezcla con unos cuantos pensamientos, o que el libro es muy corto entonces no se vuelve pesado, o que siempre tienes preguntas sin respuesta y el suspenso te hace continuar.  Lo que sí sé es que solamente Amélie Nothomb es capaz de hacer algo así y salirse con la suya.

  Y es que ni el lector, ni el protagonista saben que está pasando, y ninguno de los dos puede hacer preguntas. Nosotros los lectores, porque nadie nos va a responder, y él porque entonces lo descubrirían a él y a su estafa. Todo lo que tenemos como información son las vagas suposiciones del protagonista sobre el misterio que rodea a Olaf Sildur. ¡Hay demasiado misterio! ¿La solución? Continuar leyendo.

  Por ser un libro corto, parece casi ensayo más que novela pues tiene todas las características de este. Llega un punto en que la historia se vuelve tan ilógica que podría ser surrealista pues no hay manera en que lo que sucede en la historia ocurra en realidad. Y luego está el final. Me pareció tan imposible que se vuelve el final más lógico. Quisiera contárselos, pero no. Mejor los invito a leer este libro. 

¿Lo recomiendo? Sí. Este no ha sido mi libro favorito de Nothomb y sin embargo tiene los elementos que me gustan de sus novelas creando una historia entretenida y rara 8pues no se me ocurre mejor adjetivo) y con un final genial que te dejara con ganas de regañar a los personajes y de lanzar el libro.







- Julia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado mi blog o esta entrada? ¡Comenta! ¡Si no...TAMBIÉN! Pero por favor se respetuoso. Gracias.