lunes, 22 de febrero de 2016

Reseña: Ciudad de Hueso


S i n o p s i s 

  En el Pandemonium, la discoteca de moda de Nueva York, Clary sigue a un atractivo chico de pelo azul hasta que presencia su muerte a manos de tres jóvenes cubiertos de extraños tatuajes. Desde esa noche, su destino se une al de esos tres cazadores de sombras, guerreros dedicados a liberar a la tierra de demonios y, sobre todo, al de Jace, un chico con aspecto de ángel y tendencia a actuar como un idiota…


R e s e ñ a 

  
  Saque la sinopsis de internet pues me dio flojera traducir la de mi libro que está en ingles. Además el final aquí es mejor: "tendencia a actuar como un idiota". Estoy totalmente de acuerdo.

  Ciudad de Hueso lleva unos tres años en mi librero, sin ser abierto ni leído. Y es que, estaba de súper moda, pero leí el primer capítulo y me aburrió inmediatamente. ¿Por qué decidí leerlo ahora? Lo hice pues una amiga es gran fan (no creo que haya fan más grande que ella, está verdaderamente loca) y me hizo dudar si me había equivocado con el libro al juzgarlo demasiado rápido. Además quería entender de que me hablaba pues el 80% del tiempo hace referencias a la serie.


  Este primer libro de Cazadores de Sombras cae en mi estereotipo "favorito": adolescente tímida que nunca ha sentido que pertenece, conoce a muchacho guapo, pero muy arrogante (sin embargo, hay que perdonarlo pues su vida ha sido taaaaan difícil) y junto con él descubre un destino sobrenatural que le ha sido ocultado por años. Lo que cambia siempre es que a veces son ángeles caídos, o lobos, o vampiros, o hadas, o magos, etcétera. En este caso son cazadores de sombras. 

  La verdad, es la idea de los cazadores de sombras lo que salva al libro: el mundo inventado por la autora tiene toda la originalidad perdida con la trama. Sobre todo se nota que planeo muy bien el funcionamiento de su mundo pues no hay cabos sueltos. Es difícil dar sentido a un mundo sobrenatural que se sobrepone a la realidad humana sin que parezca un disparate total, la autora logra esto pues todo parece lógico y posible, casi obvio. Alguna cosas me recordaron a la serie de Percy Jackson, sin llegar a ser una copia, claro. Por ejemplo, la manera en que desaparecen los demonios al matarlos, entre otras cosas. 

  El libro está bien escrito, no es un estilo que se te quede grabado o que destaque, pero cumple su función: logras imaginarte todo lo que sucede sin perderte. El ritmo es constante y a pesar de que suceden muchas cosas y que la acción es constante nunca se siente que pase muy rápido o muy lento. Hay un justo equilibrio que permite enganchar sin hartar o repetir. 

  Clary no debería caerme bien. Lo lógico sería que me hubiera desesperado por estar siempre centrada en una sola cosa y no ver con perspectiva el resto. Pero no fue así, ya que le sabe responder a Jace muy bien y no se deja a pesar de ser la nueva y la que no sabe que está pasando. Jace, en cambio, sí me choca por ser tan arrogante pues no lo hace de broma y al leer sentía la necesidad de bajarle su enorme ego (que es falso y se nota), por suerte estaba Clary ahí para hacerlo por mi. Además ella llega a manejar bastante bien la situación pues para enterarse de todo lo que ella se entera en tan poco tiempo y no caer en shock se necesita mucha fuerza.

  A pesar de todo, tengo que confesar que ya conocía toda la historia al empezar a leer Ciudad de Hueso. Yo creía que nunca los leería así que nunca me protegí de los spoilers. Por eso, en todos los momentos en que debía sorprenderme por los plot twist, no reaccioné. Admito que, lo más probable es que la historia me hubiera gustado mucho más si no fuera por todos los spoilers con los que me adentre en la lectura. Así que me prometí que leería por lo menos el libro que sigue.

¿Lo recomiendo? Por mi experiencia de lectura diría que no, pero sé que me equivoco pues entiendo que los spoilers cambiaron mi punto de vista. Creo que es el mismo caso que The Maze Runner: el estilo no es genial, la historia es original y misteriosa, pero con spoilers Maze Runner nunca sería lo mismo y supongo que Ciudad de Hueso tampoco. 




- Julia.

domingo, 14 de febrero de 2016

Reseña: El Cuentacuentos.


S i n o p s i s 

  Ése fue el momento en el que todo dio un vuelco. En el que comenzó la historia que se convertiría la historia de Anna. Ya había empezado antes, claro, con la muñeca, con los viejos auriculares, con la niña pequeña esperando en el patio desierto de la escuela. Con el deseo de comprender quién o cuántas personas era Abel Tannatek, Anna cerró los ojos un segundo y se precipitó fuera del mundo real. Cayó en el comienzo de un cuento. [...] No fue hasta después, y ya demasiado tarde, cuando Anna comprendería que este cueto de hadas era uno funesto.


R e s e ñ a

  El Cuentacuentos nos narra la historia de Anna, quién por razones del destino se atraviesa en el camino de Tannatek, el estudiante más misterioso de su preparatoria. Y así, dos mundos se juntan para crear una de las mejores historias que yo haya leído. 

  Quiero empezar diciendo que la ación sucedes durante el invierno, justamente por estas fechas (en el mes de febrero para ser más exactos). El frío del invierno alemán se transmite a travez de las páginas. Llega a ser tan real que por momentos, al levantar la cabeza del libro me llegue a sentir tan congelada como los personajes. Sí, es solo el clima, pero en El Cuentacuentos, la importancia es monumental. El frío regresa continuamente pero no solo en forma de fenómeno meteorológico, sino como una metáfora que se alarga durante toda la novela. El frío toma la forma de una historia brutal y dura que sin embargo te mantiene pegado al libro de principio a fin. (Les diría más sobre este tema pero no quiero adelantarles el libro.)

  Lo más interesante de esto es que la historia se cuenta dos veces: una en forma de realidad y otra en forma de cuento. Los dos se unen en la narración ya que las abundantes metáforas del cuento sirven para entender la realidad. De hecho, podría parecer que gracias al cuento la historia se vuelve fácil de soportar pero mientras más avanzaba más peso perdía esta teoría, hasta llegar a parecer casi lo contrario.

  Me parece sorprendente lo bien hecho que está el cuento. De por si crear historias para niños es difícil pero además basarla en una realidad tan dura duplica la dificultad de la tarea. Hay algo que no sé bien como explicarlo así que usare un ejemplo. Estás soñando y ves un pedazo de pan, y por alguna razón sabes que ese pan es un pan de higos azules cosechados en Transilvania, a pesar de que nadie te lo haya dicho, lo sabes y es lógico en el sueño aunque no lo es después de que te hayas despertado. Algo parecido sucede en los cuentos: a veces suceden cosas que aunque no tienen explicación, parecen lógicas y no destruyen la continuidad. Eso es justamente lo que pasa en el cuento de Abel. Claro, más tarde lo ilógico se vuelve lógico cuando conectas las partes y las unes con la realidad del libro. 

  El estilo de la autora es perfecto para este tipo de libro. Las conexiones que hace son discretas pero muy poderosas. Todo parece perfectamente tejido, con una rítmica suave que se desliza sin problemas sobre las páginas, pero de repente, hay frases que cortan el hilo. Puede que estas oraciones no tengan ninguna importancia lógica, pero el acento que tienen gracias al corte las destaca el resto. No solamente es el frío, es gracias a la forma de escribir de Antonia Michaelis que el sumergirse se vuelve tan sencillo. Con tan solo leer un par de lineas ya estás de lleno en el mundo descrito y al intentar de salir de él la mente se queda dentro.

  ¿He mencionado alguna vez lo mucho que me gustan los personajes inteligentes en los libros? Claro que sí, lo hago todo el tiempo. Esa es la razón por la que Anna me parece un personaje tan agradable de leer. Y es que la inteligencia no siempre tiene que ver con entender matemáticas. Mucho del libro consiste en sus reflexiones y pensamientos, si no fuera por estas partes ella se vería como algo totalmente diferente a lo que es en realidad. Por otro lado, Abel (pues prefiero referirme a él por su nombre de pila, y ya entenderán la razón cuando lean el libro) es un misterio. Nunca sabemos lo que piensa, y lo único que se puede saber de él es gracias a sus ojos y de la interpretación que les dan los otros personajes. Pero claro, hay mucho más en él, y me encantaría decir todo pero no quiero spoilerar nada, así que me limitare a decir que es alguien muy fuerte y que me es imposible odiarlo.

  El final. Ya sabía lo que pasaría, y de todos modos... *suspiro*. Pues solamente con un suspiro puedo expresar mis sentimientos por el final. Es horrible, es precioso, me destruyó, me dejó confundida, enojada... Es una mezcla de emociones: una sensación intensa para un final intenso. Lean hasta el ultimo capítulo, creanme, es necesario. Después tomen un momento para recuperarse. (Ya luego pueden escribir un comentario en el blog diciéndome que opinan o un correo para desahogarse.)

  Una ultima cosita: la escritora es médico. Un ejemplo más de que ciencias y artes no tienen que estar separadas. 

¿Lo recomiendo? Este libro me dejo en shock. Me hizo reír, mi hizo pensar, me hizo pasar frío y a pesar de lo mucho que me hizo sufrir lo he amado de principio a fin. El Cuentacuentos es claramente un libro dirigido hacia jóvenes y sin embargo, yo creo que también lo pueden leer los ya-no-tan-jóvenes y los nada-jóvenes. Con este tipo de libros se demuestra que la literatura para jóvenes sí es literatura y que puede llegar a ser buena. 


- Julia.

P.D. Tengo muchas ganas de hablar más sobre este libro, así que si les interesa una entrada llena de spoilers sobre el libro y mi opinión mas detallada, comenten ahí abajo. 

sábado, 6 de febrero de 2016

Reseña: Ordeno y Mando.




S i n o p s i s

«Si un invitado muere repentinamente en su casa, sobre todo no avise a la policía», pontifica alguien en una cena, y Baptiste Bordave sigue más tarde el peculiar consejo cuando un misterioso personaje – Olaf Sildur, un multimillonario sueco – aparece en su casa y muere de forma fulminante en su salón. A partir de ahí descubriremos que nada es lo que parece en esta novela negra cuya atmósfera inquietante está cruzada por fuertes ramalazos de humor cáustico.  

R e s e ñ a 


ESTA RESEÑA TIENE SPOILERS MENORES, LEA BAJO SU PROPIO RIESGO.

  "Ordeno y Mando", no me gusta el nombre que le pusieron en español. Tiene mucho más sentido el título original. 

  Es impresionante la manera en que Amélie Nothomb logra crear historias tan disparatas en cada una de sus novelas sin que ninguna se parezca a la otra. Esta no es la excepción. El libro nos narra la vida de una persona normal que en unos pocos minutos se vuelve un ladrón de identidades. ¡Pero no se robó cualquier identidad! 

  Tras haber tomado la decisión de apropiarse la identidad del hombre que acaba de morir en su sala, nuestro protagonista tiene que encontrar quién es su nueva persona y que vida le toca vivir de ahora en adelante. Es así como se encamina hacia la casa de Olaf Sildur. Llegando ahí, la esposa de este lo deja entrar sin ninguna problema, lo hospeda de manera muy lujosa y no hace preguntas. Como si recibir a un extraño en su casa fuera algo de lo más común. Después de esto las cosas se vuelven más y más sospechosas.

  No sé cómo es posible pero en el libro no pasa nada. Leyeron bien: nada. Hay acción al principio, y poco antes del final. Pero en medio, no pasa nada. Es tan solo una descripción de la ociosidad de Baptiste. Y sin embargo, es entretenida. No acabo de entender cómo es esto posible. Tal vez sea que el poco hacer del personaje se mezcla con unos cuantos pensamientos, o que el libro es muy corto entonces no se vuelve pesado, o que siempre tienes preguntas sin respuesta y el suspenso te hace continuar.  Lo que sí sé es que solamente Amélie Nothomb es capaz de hacer algo así y salirse con la suya.

  Y es que ni el lector, ni el protagonista saben que está pasando, y ninguno de los dos puede hacer preguntas. Nosotros los lectores, porque nadie nos va a responder, y él porque entonces lo descubrirían a él y a su estafa. Todo lo que tenemos como información son las vagas suposiciones del protagonista sobre el misterio que rodea a Olaf Sildur. ¡Hay demasiado misterio! ¿La solución? Continuar leyendo.

  Por ser un libro corto, parece casi ensayo más que novela pues tiene todas las características de este. Llega un punto en que la historia se vuelve tan ilógica que podría ser surrealista pues no hay manera en que lo que sucede en la historia ocurra en realidad. Y luego está el final. Me pareció tan imposible que se vuelve el final más lógico. Quisiera contárselos, pero no. Mejor los invito a leer este libro. 

¿Lo recomiendo? Sí. Este no ha sido mi libro favorito de Nothomb y sin embargo tiene los elementos que me gustan de sus novelas creando una historia entretenida y rara 8pues no se me ocurre mejor adjetivo) y con un final genial que te dejara con ganas de regañar a los personajes y de lanzar el libro.







- Julia.