miércoles, 17 de septiembre de 2014

Reseña: El Trono de Fuego.



S i n o p s i s 

Quedan sólo cinco días para que una gran serpiente engulla el sol y destruya el mundo
Después, todo se volverá oscuridad. 

Si alguien ha pensado que pertenecer a una familia de faraones es cualquier cosa, que hablen conmigo o con mi hermana Sadie. Sin tiempo para reponernos de nuestra aventura en la Pirámide Roja, Amos y Bast acaban de encomendarnos otra de sus misiones exprés: despertar a Ra, el primer y más poderoso rey de los dioses. Dicho así, parece fácil, ¿verdad? El problema es que nadie sabe donde está, porque hace miles de años se retiro a los cielos y no se ha vuelto a saber de él. ¡Ah!, se me olvidaba, tenemos que darnos prisa porque Ra es el único que puede enfrentarse a Apofis – también conocida como "serpiente del caos"– , que está a punto de salirse de la cárcel, y entonces...entonces será demasiado tarde.    


R e s e ñ a

  Al igual que el libro anterior, El Trono de Fuego me ha encantado. Empece a leerlo tan pronto termine el otro y me pareció que, simplemente, era el mismo libro. Encontramos una continuación perfecta que combina de manera excelente con el primer libro. Parece que fueran uno mismo. Todo lo que estaba bien con La Pirámide Roja está bien con El Trono de Fuego. Encontramos los mismos personajes, pero en otra situación. 

  El enemigo principal dejo de ser Set, ahora se enfrentan a algo mucho más grande y peligroso, la misión que se les confía a los hermanos Kane no puede ser cumplida por simples magos, necesitan ayuda de los dioses y es por eso que tienen miles de enemigos de los cuales protegerse: enemigos magos y enemigos dioses. 

  Por un lado están los magos de la Casa de la Vida que no quieren regresar a confiar en los dioses y creen que despertarlos es una locura. Por esto, detener a Carter y a Sadie (que enseñan magia con ayuda de los poderes de los dioses) es su primera necesidad, les parece mucho más importante que detener a Apofis. Por otro lado están los dioses que no creen en el renacimiento de Ra y que también quieren detener a los protagonistas. El objetivo principal de Carter y Sadie es juntar a sus enemigos y amigos para trabajar juntos y vencer a un enemigo común pero al mismo tiempo encontrar la manera de despertar a Ra, todo es en menos de cinco días. 

  Este libro está llenos de problemas. Ahora sin la ayuda de los dioses que los habían deificado, los Kane deben encontrar su propia fuerza y sus propios poderes para vencer desafíos mucho más grandes. Lo que se hace muy insoportable es que no dejan de decirnos que les hacen falta sus dioses. Cada vez que van a usar sus poderes te recuerdan que ya no son deificados por decisión propia.  

  Fuera de esto, los libros son muy similares ambos libros, como todos los del mismo autor, siguen una misma organización. El punto fuerte de este segundo libro es el misterio. Al contrario de La Pirámide Roja, no sabes que va a pasar y el final está lleno de giros inesperados.

  Solo quiero recalcar, como siempre hago con los libros de Rick Riordan, es el sentido del humor, que brilla en este libro especialmente. Se suman personajes (específicamente dos) que no son como lo esperabas. Son tan ridículos que todo lo que dicen es divertido y nada esperado.  

  Lo que de verdad no me gusto nada de nada es todos los errores de traducción. Hay muchísimos y complican entender ciertas partes pues están como traducidas por la computadora.

Para más información sobre esta trilogía: 


¿Lo recomiendo? Si ya leíste el primero seguro quieres continuar, si no has leído el primero: 1.- Al leer la reseña te llenaste de spoilers del primer libro, 2.- Ahora tienes que leer el primero y el segundo. Simplemente léelo que seguro te gusta.  

- Julia.

1 comentario:

  1. Buenas! yo tengo a este autor pendiente y ya tengo algún libro esperándome pero con tanto por leer lo voy retrasando... a ver si me animo pronto porque todas las reseñas que leo son muy positivas. besos

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado mi blog o esta entrada? ¡Comenta! ¡Si no...TAMBIÉN! Pero por favor se respetuoso. Gracias.