jueves, 20 de junio de 2019

Magnus Chase, Bibbi Bokken y Los Libros Importantes.

Para esta entrada estoy probando algo nuevo, esta entrada tiene soundtrack

Mis inicios como lectora tienen título: La Biblioteca Mágica de Bibbi Bokken. Aunque mis primeros acercamientos a los libros datan de años antes, este fue el primer libro que leí sola, y no solo lo leí, lo devoré. Tenía ochos años pero hasta la fecha lo considero mi libro favorito aunque no recuerdo ni de que se trata la historia. Primos, cartas, un profesor y fiordos con nombres impronunciables. No sé más. Sin embargo, este libro le dio un vuelco q mi vida y la transformó como ningún otro hecho la ha podido transformar. Gracias a Bibbi soy quien soy hoy. Los libros forman una de las partes más importantes de mi ser pues fue fácil para mi darme cuenta en ese momento que leer era lo que quería hacer por siempre.

Para poder llegar lo que sigue (el punto de todo este choro) es inevitable hacer una pausa para entender que mi transcurso por la vida se divide en capítulos de obsesiones con una duración temporal de dos semanas en promedio. Hace cuatro semanas enloquecí por un podcast de ciencia que escuché continuamente hasta cuando dormía. Hace dos con las historias de true crime al punto de ver videos de una hora de gente comiendo y contanto sobre misteriosas desapariciones. Ahora no puedo dejar de pensar en no generar basura. Todo esto es para ilustrar que cuando algo me gusta, me gusta intensamente por dos semanas y luego, me sigue gustando, pero pasa a un segundo plano opacado por La Obsesión Del Día.

Hasta los quince años mis obsesiones pertenecían a una sola categoría: libros. Tal vez por eso llegaba a leer con tanta velocidad: dos semanas para leer un libro se transformaron en dos semanas para leer una trilogía, a dos semanas para leer sagas más y más largas. No es que tuviera las semanas contadas, parece ser que la exactitud matemática siempre estuvo ahí, solo no lo noté hasta ahora. Simplemente me apasionaba lo que estaba haciendo al punto de perderme del mundo en otro mundo. Leía hasta ver el amanecer y darme cuenta que no había dormido, anhelaba el viernes libre de tarea para leer toda la tarde, siempre cargaba un libro en la mochila ocupando más espacio que mis cuadernos con los mamotretos que amaba leer (mientras más grande más orgullo). Recuerdo estar tan loca por Percy Jackson que fui con mi padre hasta el aeropuerto para conseguir el último porque era una urgencia, una cuestión de vida o muerte. Vamos, que estaba tan loca que hasta empece un blog. 

Doce años después leer parece más difícil de lo que solía serlo. A pesar de que ya tenia una idea de donde venía mi dificultad creciente para leer tuvo que venir Magnus Chase para que me hiciera click todo.

A partir de cierta edad empecé a perder el “Ohhh Julia es una lectora joven, qué bien” y empezó a ser remplazado por “¿Ya leíste inserte nombre de Libro Importante? Es muy importante”. Antes no importaba el libro que leyera mientras que leyera. Yo elegía y se me felicitaba por ello. Hasta que crecí, porque no me quedaba de otra. Entonces tenía que empezar a leer buenas obras, clásicos, cosas importantes. Tenía que dejar de perder el tiempo leyendo sobre magia. Y lo entendía, hay libros que moldearon el mundo del mismo modo que me moldearon a mi. Empece a leer algunos de estos libros, muchos los disfruté pero otros no tanto. Por ejemplo, enloquecí con Bel Ami, Cien Años de Soledad y Las Amistades Peligrosas pero jamás pude terminar El General En Su Laberinto. El problema no yace en abrir mi mundo a libros “de adultos” sino que en el proceso me vi obligada a cerrar toda otra obra detrás. Tenía 15,16,17, era una niña, pero empece a sentir vergüenza de decir los títulos de los libros que leía por ser para niños, o peor aun... para jóvenes. Antes explicaba saltando toda la trama, llena de emoción, ahora solo contaba los detalles menos ridículos. Frente a los rostros despectivos de aquellos que una vez apreciaron mis reseñas de Young Adult escogía más y más libros que tardaba meses en leer porque no me atrapaban y lo peor es qué tal vez hubiera sido diferente si no sintiera que lo hacía por deber. 

No todo es una cueva gris de la cual batallé por salir. Aprendizaje forzado si me sirvió, pero no es lo q quiero. Además en mi travesía por el mar de los Libros Grandes encontré Las Excepciones, que llegaron a formar parte de mis favoritos y que conocí gracias a mi navegación por océanos desconocidos. Antes siempre favorecí los libros de fantasía pero como estos son solo para niños chiquitos encontré un nuevo obsesion interés por la ciencia ficción. Como las películas de ciencia ficción, hay de dos tipos “los nuevos criticados” y los “viejos de culto”, por suerte y contrariamente a las películas, ambas categorías en forma de libro son decentemente respetadas. En parte porque la ciencia (no-ficción) suele ser respetada solo porque la mayoría no la entiende y debe creer las palabras de los expertos o quedar ridiculizado en el proceso. También encontré una excepción en Amélie Nothomb hasta que una profesora se burló de ella en clase por hacer...libros que gustan a muchos (maldita Amélie, como se atreve). En fin, fuera de algunas milagrosas gotas de lluvia, mi trayectoria por el mundo del libro importante fue bastante árida. 

Pero vayamos de regreso a lo que de verdad importa, Magnus Chase y los Dioses de Asgard. Percy Jackson es la serie de libros (porque en mi cabeza todos los libros de Rick Riordan se llaman Percy Jackson) que me sigue desde los doce años. Como soy una gran fan me es totalmente obligatorio seguir leyendo los libros de Riordan que siguen y siguen saliendo y parecen no acabar (ojalá nunca acaben). Supongo que es mi versión de lo que fue Harry Potter para aquellos que empezaron a leer los libros recién salió el primero. No importa si ya estoy vieja, como empece a leerlos cuando era joven (y bella) y se siguen publicando, tengo el derecho de leerlos sin vergüenza. Hace cuatro días empece a leer Magnus Chase (aunque para todo el que me pregunté qué estoy leyendo, estoy leyendo Percy Jackson) y ya llevo dos libros. Podemos por ellos considerar que mi obsesión actual se llama Magnus y se apellida Chase. Después de años vuelvo a leer horas y horas sin parar y mi horario de sueño está totalmente afectado por leer hasta altas horas de la noche. Sueño, vivo, como Magnus Chase. 

La cosa es que no siento ninguna obligación de leer estos libros, lo hago con total emoción y sin pensar en más. Leer no significa un esfuerzo. No es como que leer estos libros haya sido una repentina revelación. Ya había notado que sentir vergüenza de mi selección de obras literarias me hacía perder mi amor por leer. Empece a forrar mis libros para poder leer libre de prejuicios ajenos. Pero no podía esconder con papel de colores mis propios prejuicios.


Esta mal disfrutar de libros bobos.

Julia, tan buena lectora, desaprovechada leyendo libros de niños chiquitos. 


Estoy harta. 

Básicamente en este momento veo que hay dos opciones: 

1.- Leo lo que se me pegue la regalada gana. 

Significa que soy feliz, leo mucho, y se burlan de mi (obviamente no directamente, desde lejos juzgan mis triángulos amorosos).

2.-Leo lo que debo leer. 

Leo un libro al año, leyendo una oración cada cinco semanas. Sufro, me siento culpable. Soy una mejor persona porque me cultivo intelectualmente. El mundo me aclama por leer lo correcto...

...ah no, eso no pasa. 

Pros y contras considerados creo que sé qué opción quiero elegir. Tal vez no voy a regresar a leer The Cat in the Hat únicamente. Tal vez el cambio no es repetino, no digo hoy, “ya no más” y dejo de tener oso así nomas. Pero estoy dispuesta a re enamorarme de lo único que de verdad he amado. Cueste lo que cueste. No quiero presumir lo que leo, quiero amar lo que leo. Quiero morirme pensando "que bueno que disfrute lo que leí" y no "que bueno que leí todo lo que debía leer". De eso nadie gana. De lo otro gano yo. Como soy una egocéntrica que solo piensa en si misma. Elijo ayudarme a mi. 

Eso era todo, después de meses no hay nuevas reseñas pero sí nuevas quejas y discursos inspiradores. Ahora si me disculpan, tengo una cita con Percy Jackson, digo, con Magnus Chase.


- Julia.

lunes, 11 de febrero de 2019

TAG: Harry Potter.

Desde siempre me prometí que jamás leería Harry Potter. ¿Sería por el miedo que me provocó la primera película cuando era muy chica? ¿Por llevar la contraria, ya que todos me decían de DEBÍA leer esta saga? La verdad nunca lo sabré. Pero hace unos años me di cuenta que tenía que leer los libros y sobre todo que quería, después de tantos años, leerlos. Todas mis amigas son lectoras y cuando hablaban de Harry Potter yo nunca entendía pues no solo no leí los libros si no que tampoco vi las películas. Estaba peleada fuertemente con esta serie. Pero en finalmente comencé a leerlos y cada vez que terminaba el libro veía la película correspondiente. Los primeros cinco los leí en un solo mes, y luego espere unos meses y leí el sexto, y luego pasaron como dos años o más y finalmente leí el séptimo. Así que, después de una vida, acabe de leer Harry Potter. 

Me han gustado muchísimo. Los disfrute como si nunca hubiera oído hablar de ellos. Me sorprendió que durante más de diez años no me spoliee casi nada. Así que dónde debía sorprenderme me sorprendí, no sabía nunca que iba a pasar a continuación, los leí como si no fueran la saga juvenil más famosa de todas. 


¿Me arrepiento de no haberlos leído antes? Para nada. De hecho, creo que fue una buena decisión no leerlos hasta ahora pues no los habría disfrutado tanto. Los leí cuando por fin me sentí lista y no cuando estaba en "edad de". Siento que ahora los pude entender mejor y que de más chica no hubiera sido lo mismo. En fin, era el momento justo para sumergirme en este mundo mágico.


No voy a hacer reseña de ninguno de los libros pues no creo que sea necesario, ya hay bastante de eso. Sin embargo, sí quiero hacer una entrada al respecto. Voy en cambio aprovechar mi extraña situación de lectura para hacer el TAG de Harry Potter desde mi punto de vista de lectora reciente. 



---------- SPOILERS ----------


1.- ¿Cual es tu libro favorito?

El cáliz de fuego y el misterio del príncipe. 


2.- ¿Cual es tu película favorita?



El prisionero de Azkaban. 

3.- ¿Qué libro te gustó menos?


El tercero. En todos los demás pasan múltiples cosas hasta llegar al misterio final pero en este vivimos en la ignorancia hasta el final, y por alguna razón esto no me pareció tan entretenido. A pesar que la verdadera acción empieza en este libro, de todos, fue el que más se me hizo pesado (también me dolió bastante).

4.- ¿Qué película te gustó menos?


Creo que el caliz de fuego.


5.- ¿Qué partes te hicieron llorar?


LA MUERTE DE SIRIUS. Yo supuse desde el principio que se moría pero pensé que sería al final, durante la batalla final. Me agarró desprevenida y lloré. No inmediatamente, primero quede en shock, y al terminar y cerrar el libro comencé a llorar. Cosa rara pues yo nunca lloro con los libros. Pero no me pude controlar. También me dolió las varias muertes del final, pero como que esas ya sabía que iban a pasar. DE TODOS MODOS NO ME GUSTARON. 

6.- ¿Crepúsculo o Harry Potter?


Nunca leí Crepúsculo, nunca lo haré, y las dos películas que vi no me gustaron así que elijo Harry Potter, obviamente. 

7.- ¿A que personaje intentarías conquistar?


A absolutamente ninguno. 

8.- ¿Cual es tu personaje favorito?


 1- Draco. Ya sé que no es el bueno y que suele ser un maldito. Pero la pregunta no es "¿qué personaje te cae mejor?". Draco está muy bien hecho como personaje. Simplemente, me encanta por lo bien desarrollado que está. Piensa que lo malo es lo bueno pues así lo educaron (lo cual es una posibilidad que desde chica me ha intrigado: ¿que tal si lo que pienso que está bien está mal?). Le da mucha vida a la historia pues plantea un punto de vista y de reflexión que contrasta con el resto. Con muy poco se vuelve muy importante. 


 2- Fred y George, juntos, el conjunto de ellos me gusta. Son siempre tan entretenidos. Cuando huyen de Hogwarts es una de mis partes favoritas. Ellos son sencillamente fabulosos. 

(Alguien se a fijado que nunca nadie respondería Harry en esta pregunta. En su propia serie, no es el personaje favorito de nadie.)


9.- ¿Cual sería tu patronus?


Ni idea, no he hecho el test porque no le creo, no le creo porque tampoco me pudo meter bien en una casa. Así que si lo pienso por mi misma probablemente un tigre o algo así. 

10.- Si pudieras elegir que sería... ¿varita, piedra o capa de invisibilidad?


Varita, por supuesto. Con la varita puedes hacer prácticamente de todo. Ya con ayuda de ella tal vez hasta consiga la capa en otro lado. Además la experiencia de ir a que te escoja suena bastante divertido. 

11.- ¿Te molestó alguna de las películas?


Molestar, molestar, no. 



12.- ¿En qué casa estarías?


He hecho el test de Pottermore varias veces y cada una de ellas me sale algo diferente. He sido varias veces Slytherin, varias veces Ravenclaw, una vez Hufflepuff. Una vez hasta me dejaron escoger entre Slytherin y Ravenclaw en la última pregunta pues salí 50-50 de cada una. Al final creo que esa vez es la que mejor me representa, soy mitad y mitad de esas dos casa a mi parecer. Sin embargo, no podría vivir como una Slytherin rodeada de serpientes pues resulta que les tengo pánico. Por consecuente tendría que ser Ravenclaw, pero...no totalmente.


13.- ¿Cual es tu materia favorita?

 Defensa contra las artes oscuras, seguida por hechizos. 

14.- ¿Cual es tu profesor preferido?


*golpeando la mesa con los puños*
¡LUPIN! ¡LUPIN! ¡LUPIN!

15.- ¿A qué actores te gustaría conocer?



Meh...ninguno en particular. 

16.- Si pudieras lograrlo, ¿qué hechizo harías en la vida real?


 Estoy entre Wingardium Leviosa o Accio pero creo que al final Accio cubre los dos pues para que el objeto llega hasta ti tiene que flotar. Además sería bastante útil, ya no tendría que levantarme a cerrar la ventana o recoger los lápices que siempre se me caen.

17.- ¿Qué juegos tienes?


 Ninguno. 

18.- ¿Cual sería tu posición en quidditch?


- Buscador...NO (soy mala buscando)
- Golpeador...NO (no tengo fuerza suficiente)
- Guardián...PUEDE SER (soy buena como portera en handball)
- Cazador...SÍ (creo que es la posición que más bien se me daría)

19.- ¿Quedaste satisfecho con el final?



Sí, aunque no estoy tan satisfecha con que JKR siguiera con la historia, en parte me gusta la idea de inventarme lo que sigue. 

20.- ¿Qué significa Harry Potter para ti?


Harry Potter y yo tenemos una historia de odio y alejamiento larga y sin embargo mi historia como fan acaba de empezar. Estoy sorprendida por haber odiado tanto Harry Potter, mientras que es justamente el tipo de libro que siempre me ha gustado. Me siento tan extraña ahora que ya los leí, es como si no fuera real, como si lo hubiera soñado todo. Todo fue tan rápido, a penas tome la decisión de acercarme y en unos meses ya no había nada. Tal vez por eso me tarde tanto entre el seis y el siete. No quería que se acabara. 



- Julia.

viernes, 11 de enero de 2019

Reseña: EL alimento de los dioses y cómo llegó a la Tierra.




S i n o p s i s

(Que saque de Wikipedia porque mi libro físico está muy lejos de mi como para copiar la contraportada.)

En el alimento de los dioses se narra la historia de dos científicos británicos logran crear un alimento que provoca el crecimiento continuo, y así se obtienen animales desproporcionados y hombres de doce metros. 

R e s e ñ a

Ya que la sinopsis que copie más arriba no me fascina, empecemos esta reseña por explicar un poco de que trata el libro. La narración nos lleva a adentrarnos en un principio en la vida de un par de científicos que unen sus campos para crear ese dichoso alimento de dioses. El problema aquí es que no hacen sus experimentos de la forma más controlada  y las cosas se les salen un poquito de las manos. Así, el alimento pasa de ser algo contenido a un asunto de opinión pública, y mientras vemos los efectos de este desarrollarse y cómo afectan a sus alrededores también vemos que piensa la gente de esto a lo largo de varios años. 

Ahora sí, comencemos. 

No sé si lo he dicho antes pero, ¿sabían que me encanta la ciencia ficción? Algo que he notado desde que me volví adicta a este genero es que pocas veces te puedes equivocar, cosa que como lectora que una vez que empieza un libro siente la obligación de acabarlo agradezco. Con la ciencia ficción no tengo miedo de empezar a leer algo que vaya a ser terrible. Sobretodo los libros viejos que sí sobreviven y siguen siendo editados hasta llegar a mi, yo supongo que es porque algo han de haber hecho bien. 

Primer tema que quiero tocar es lo que desde el principio me pareció sobresalía más del libro y esto es el estilo con el que está narrado. Pues el autor te habla casi directamente a ti, te explica todo pero no puede evitar asegurarte que claro todo esto tu ya lo sabías pues el solo está contando hechos históricos en versión tal vez un poco más detallada o desde adentro. Esto lo que logra es por supuesto que te creas más la historia, como si de verdad hubiera sucedido en un tiempo en el que no vivimos. Esto hace que no solo te adentres en la historia sino que la trabajes tu mismo desde fuera. Pues si el alimento y los sucesos que lo rodearon de verdad exigieron, pero ahora las cosas son todas de un tamaño proporcional entre ellas, ¿qué pasó?, ¿todos crecimos?, ¿finalmente se extinguió el alimento y los seres creados por él? No lo sé, pero el libro te hace pensar. 

Esto se sigue hasta la estructura de los capítulos ya que si en algún punto un personaje pierde su relevancia en la historia te lo dice tal cuál y seguimos con otros personajes que ahora sí importan. Lo cual es una gran técnica. Por un lado porque le da diversidad a la historia ya que la manera en que se cuenta es saltar de personaje en personaje e ir siguiendo sus acciones que afectan en pequeño toda la historia mayor. Así que es una historia hecha de historitas. Nunca te aburres. Por otro lado, se ahorra el estar esperando el final y cierre de cada personaje. Se van cerrando puertas como vas avanzando, y sinceramente me parece muy satisfactorio. La parte mala de esto es que si te caía bien alguien puede que te tengas que despedir más rápido del personaje de lo que esperabas. 

Por último hablemos de ciencia ficción clásica, aquella que tiene el propósito de hacer que el lector se cuestione. Como es el caso de este libro. Vemos a lo largo de la historia puntos de vista que cambian con la situación y con las personas. Hay una invención nueva y como siempre que la ciencia hace algo totalmente nuevo hay admiración, sueños de un futuro mejorado por dicho descubrimiento, pero también miedo. Y todos los errores que se comenten a lo largo de la trama al final tienen un poco que ver con que es algo nuevo, algo a lo que no estamos acostumbrados y por ello las cosas no fluyen perfectamente. Puede que no sea el libro más reciente, pero al final el tema traspuesto a la actualidad hace que el libro sea totalmente compatible con la época contemporánea a nosotros. 

¿Lo recomiendo? Sí, para todos. 



- Julia. 

viernes, 14 de diciembre de 2018

Reseña: La Guía del Autoestopista Galáctico.

Sea una reseña que ha sido un borrador desde diciembre 2017.




S i n o p s i s

  Un jueves a la hora de comer, la Tierra es demolida para poder construir una nueva autopista hiperespacial. Arthur Dent, un tipo que esa misma mañana ha visto cómo echaban abajo su propia casa, considera que eso supera lo que una persona puede soportar. Arthur huirá de la Tierra junto a un amigo suyo, Ford Prefect, que resultará ser un extraterrestre emparentado con Zaphod Beeblebrox, un pirata esquizoide de dos cabezas, en cuya nave conocerá al resto de personajes que lo acompañarán: un androide paranoide y una terrícola que, como él, ha logrado escapar.

R e s e ñ a 

  Yo tengo una regla, libro empezado es libro que acabaré, y a excepción de dos novelas, he cumplido esta regla de manera religiosa. Puede ser que a veces me tarde años entre la primera página de un libro y la última, pero llegó al final tarde o temprano. Así fue con La Guía del Autoestopista Galáctico. El libro me lo dieron en un intercambio de regalos junto con los dos otros que le siguen, si les soy sincera, no llamaron mucho mi atención. En ese momento la ciencia ficción me valía un poco mucho. Sin embargo, es un reglo así que lo empece a leer y lo deje, y lo volví a empezar y lo deje de nuevo. Pero ahora estoy loca por ella así que decidí que era el momento, lo empece por tercera vez y...no lo terminé. Es broma, obviamente lo terminé, sino no habría reseña (duh). 

  ¿Cómo no pude avanzar más allá de las primeras diez páginas en mis dos primeros intentos? Siento que estaba leyendo otro libro. Siento que no entendía que pasaba y desesperada lo dejaba porque me quedaba trabada, no quería seguir leyendo. Sí, es un libro raro. Y empieza justo de manera a confundirte: los personajes no entienden qué está sucediendo, entonces tú tampoco puedes saber. ¿Y después? Probablemente vas a seguir sin entender todo al 100% porque hay cosas que llegan a ser casi surrealistas. Y sin embargo, eso está muy cool. 

  Justamente es esta locura al rededor de la cual está construida la historia lo que hace que la historia funcione tan bien. Porque es su locura está su originalidad y si esperabas poder adivinar lo que sigue, pues olvídalo. Y por ello todo resulta tan sorprendente, y cada cosa que pasa pones cara de "qué está sucediendo aquí" y conservas esa cara mientras lees y lees porque ya no puedes parar. 

  Además, está llena de humor. En las cosas disparatadas que sucede, en las tecnologías que se usan y la explicación de estas y sobretodo en los personajes. ¿Es la primera vez que veo este tipo de humor? No, pero ahora no puedo relacionarlo con algo que no sea Douglas Adams. Si lo veo en otro lado lo reconozco y me recuerda inmediatamente esta novela. ¿Qué es lo que lo hace tan particular? No lo sé, pero es algo que se siente. Está en todas partes del libro, desde las replicas de los personajes hasta trama y en cada letra que cubre las páginas. La historia se mueve con el humor y existe gracias a él y te ayuda a no querer dejar el libro de lado. Y sinceramente, me encanta estar leyendo seria en publico y reírme sin poder evitarlo. Voltear a ver que nadie se haya dado cuenta y seguir intentando contener la risa en una mueca que imita una sonrisa mientras retomas la historia. Risas de esas que te sacan del libro pero libros que te dejan regresar rápidamente. 

  Así que la historia está loca, pero los personajes también. No tendría sentido que fuera de otro modo, pues los personajes son la historia. Me recuerdan un poco a Alicia en el País de las Maravillas y por eso no dejo de usar la locura para describir. Sin embargo, es loco porque no estamos acostumbrados, pero para los demás parecería lo normal. Así que el raro aquí es en realidad Arthur. Así que Arthur a pesar de ser...este...normal, parece ser el que no encaja aquí. Digamos que parecería que todos están vestidos de rayas de colores y Arthur lleva traje negro con corbata. Así que Arthur es nosotros, y si llegamos a entender algo es porque él está ahí para preguntar por nosotros qué rayos está pasando. Pero no por esto es el aburrido, que quede claro, Arthur también es chido. 

  Lo chistoso es que una vez terminada la novela, Douglas Adams invadió mi vida, ahora me aparecen cosas sobre él todo el tiempo y en todos lados. ¿Coincidencia? No lo sé, preguntémosle a Dirk Gently. 

¿Lo recomiendo? ¿Te quieres reír? Entonces sí. 

  Que quede claro que esto en un 4 tirándole a 5. Lo que pasa es que ahora decidí que solo le voy a poner 5 en casos especiales. 



- Julia.

sábado, 13 de octubre de 2018

Reseña: El Otro Einstein.



S i n o p s i s

Zúrich, 1896. Una joven de viente años se enfrenta a las miradas incrédulas de un salón de clase. Todos la observan desafiantes menos uno, que con un gesto de admiración parece darle la bienvenida. Ella es Mileva Maric, una de las primeras mujeres en estudiar física, y él, Albert Einstein.

Ambos comienzan una amistad que rápidamente se transforma en una intensa relación intelectual y sentimental, que después de unos años los lleva a casase y convertirse en un de las parejas más influyentes de la época. Sin embargo, poco a poco, la promesa de aquella relación de iguales se quiebra cundo las exigencias de Einstein comienzan a desbordar a Mileva: debía tomar los apuntes de las clases por él, desaparecer de los créditos de las patentes que trabajaban juntos y seguir las estrictas reglas de comportamiento dictadas por su marido, hasta que se siente orillada a abandonar sus estudios para cumplir con su rol de madre y ama de casa. 

El otro Einstein nos sumerge en la apasionante historia de una científica excepcional, cuya contribución a la famosa Teoría de la Relatividad sigue siendo un debate; revelándonos la vida de una mujer única y brillante, que injustamente se vio relegada a un lugar secundario detrás del genio y ego de su marido.


R e s e ñ a

Hace un año encontré por casualidad Matemáticas para las Hadas (mi reseña de dicho libro está aquí) y me llamó la atención porque justo entonces me veía por primera vez sumergida en el mundo del estudio de la ciencias. Un año después, en la misma librería, en el mismo estante y a casi la misma altura me encuentro con El otro Einstein, un libro que otra vez se centra en un personaje femenino interesado en la ciencia mas no reconocido por ello. Ahora bien sumergida en la física parecía una lectura de lo más adecuada. Sin embargo, leer este libro fue en definitiva como una montaña rusa (acabe mareada después de tanta vuelta) y hace mucho que un libro no me destruía del modo que lo hizo El otro Einstein.

Empieza la historia y nos encontramos con una joven Mileva asistiendo a la universidad en Zurich para estudiar física. Entra en un salón con tan solo seis estudiantes, todos hombres. En ella me veo un poquito a mi y mi lectura comienza con un sentimiento de calidez. Aprendo un poco de cómo era la universidad entonces, una carrera como la mía. ¿Detalles que noté? La manera en que todo su mundo y todas sus pláticas se ven centradas en un solo tema, la física parece ser lo único que llena sus vidas. Bueno, también hay un poco de música. Estudiando lo mismo que Mileva, un poco más de un siglo después, me doy cuenta que hay muchos más intereses que solo la física entre los estudiantes de esta. Pero al final hay cosas que se ven muy similares, tal vez en un nivel un poco menos extremo. La cantidad mínima todavía de mujeres en comparación al número de hombres, los egos gigantescos de aquellos que sobresalen y de los profesores famosos, las horas de estudio en el que resolver un solo problema es cuestión de horas, ecuaciones garabateadas en cientos de hojas de papel. Todas son cosas que me son cotidianas y también le son a Mileva. Así que leo emocionada, por una mujer que se abre paso en una sociedad que no esta de acuerdo con sus sueños. Y luego todo se cae.

Una vez que la historia comienza a complicarse parece que la caída solo es más y más en picada y me duele un poquito más cada vez. Terminó el libro y estoy en SHOCK. Destruida me dejó, y para colmo yo leyendo en clase de física en vez de prestar atención. De verdad que cuando acabé este libro quería llorar. No siento que sea un spoiler decir que lo que sucede es que el señor Einstein acaba no tratando muy bien a Mileva que finalmente se convirtió en su primera esposa. No se enojen conmigo, esto no es un spoiler, seguro se lo esperaban, además siento que es un rumor de esos que corren junto con el clásico "Einstein reprobó matemáticas en cuarto de primaria" (lo cual siempre me ha parecido algo extremadamente especifico pues yo cursé primaria hace mucho menos tiempo que Einstein y no recuerdo que calificaciones obtenía entonces en ninguna materia). 

Está bien, yo lo sé, es una obra de ficción. Si Mileva ayudó a su esposo con sus teorías y con las matemáticas detrás de estas no es algo que se sepa a ciencia (jaja) cierta. Pero finalmente, ¿qué más da? Lo que El otro Einstein nos da es una historia clásica que en este caso sigue siendo sujeto de discusión pero que ha pasado mil y una veces más en otros lados donde se sabe perfectamente que sí pasó. Todos hemos escuchado el clásico "marido roba trabajo de su esposa". ¿No se trata Bel Ami de eso? Todas estas historias me hacen temer que no sea posible mezclar la genialidad con un buen corazón, o mínimo que esta no se ve reconocida a menos que venga de alguien con personalidades preocupantes. O tal vez es el reconocimiento lo que destruye a las personas. En estos casos tal vez deberíamos admirar al descubrimiento y no al descubridor. No lo sé. 

El formato que toma este libro es el de una especie de diario escrito por Mileva por lo que nos vemos metidos en sus pensamientos a fondo y no solo somos espectadores de los resultados de estos. Puede ser que en parte me vi atada al libro por mi cercanía a la situación de su protagonista. No puedo asegurar que no fuera así. Sin embargo no por ello creo que otras personas no se puedan ver atrapadas por este libro. Lo que hace el libro es que te da una historia de la cual ya conoces el final y de todos modos te incitan a seguir leyendo contando los acontecimientos con un formato sencillo. Además siempre hay un incentivo para seguir adelante y es saber cuánto más piensa aguantar y en qué condiciones se saldrá de la situación constante que se convierte en su vida. 

Este libro me deja una cuantas lecciones. La primera es no dejar de estudiar nunca pues puede que las cosas estén mejor que en la época en la que se sitúa la historia pero no del todo. La segunda es que nunca más pensaré en la esposa de Einstein como el otro Einstein, sino que recordaré el nombre de Mileva Malvic (la computadora no me deja ponerle acento a la c) en honor a todo su potencial perdido y no como un personaje secundario, sino un principal. 

¿Lo recomiendo? En definitiva este es un libro que me dolió, pero también me llevó a reflexionar y siento que ese era el principal interés de su autora y por ello lo considero un logro que sin duda recomiendo. 

- Julia.

viernes, 19 de enero de 2018

Reseña: La Esperanza del Venado.




S i n o p s i s

  La aparente misericordia se trocará en venganza de los vencidos. Todo empezó con la profecía del Enviado de Dios: Palicrovol el Justo, conde de Traffing, acabaría con la sangrienta tiranía y se convertiría en rey de Burland. La profecía advertía, sin embargo, que su vida no estaría a salvo mientras no hubiesen muerto el tirano y su hija Asineth. Esta, cuando los rebeldes se hallaban a las puertas de la ciudad, rogó al Venado que los protegiera, pero sus oraciones no fueron escuchadas. Palicrovol tomó la ciudad y mató al tirano con su propia espada. A ella, en cambio, no se decidió a sacrificarla. La violó en público y la desposó para asegurar la legitimidad de su acceso al trono, pero le perdonó la vida. 

R e s e ñ a

  Yo ya les había dicho, no solamente leo ciencia ficción. También leo fantasía del autor de mis libros de ciencia ficción (ya saben...Ender). O tal vez este libro es en realidad de ciencia ficción...

  Ahora, que quede claro que será fantasía o no, pero lo que sí es que no es para niños. Háganme caso y mantengan este libro lejos del alcance de los más jóvenes como si fuera cloro. Es que en ciertas partes o más bien en casi todas está muy salvaje. La sinopsis lo dice, así empieza y así acaba. Salvaje. Enfermo. Sin embargo hay algo en esta salvajada que me parece de lo más correcto. No, no estoy diciendo que estén padres las cosas que pasan, la verdad es que muchas te dejan en shock, pero sí quedan bien con toda la historia y le da un estilo particular a esta.

  Hasta diría que le da cierto realismo. Tanto realismo como puede caber entre todos los eventos mágicos que suceden.  A lo que me refiero es que le da cierta realidad a los personajes. Así que aunque no parezca una historia que podría suceder en la vida real por cosas como venados mágicos que se aparecen en sueños, sí podría suceder por como actúan los personajes. No es que me guste andar diciendo que los humanos somos unos hijos de la --- , pero sí. Mínimo tiene sentido que los humanos que protagonizan esta novela sean como son. ¿Hay claramente una falta brutal de moral? Sí, pero bueno, no lees este tipo de novelas buscando un ejemplo a seguir. 

  Justo por este comportamiento de los personajes la historia es bastante sorprendente. ¡Hacen cada cosa! Las cosas que hacen no son tan sorprendentes y aunque pudieran ser predecibles no se siente así. El shock es demasiado grande y solo te quedas como "¿y ahora qué?". Así que tienes una sola opción y es seguir leyendo. Gracias a esto, la historia continua, se mueve y no te quedas atrapado en momentos insignificantes. Aunque, siendo sincera, la primera vez que lo empecé a leer fue demasiado para mí. No podía dejar de pensar "¿¡qué rayos estoy leyendo?!" y de hecho, lo acabe dejando. La segunda vez que lo empecé, meses más tarde, ya sabía lo que me esperaba, y en esta segunda vuelta me fue más fácil pensar que en este libro las cosas...son así. Y el principio que me había parecido pesado ya no lo fue. 

  Pero también es en parte por el mundo en el que la acción tiene lugar, aunque pasen cosas verdaderamente horribles, después de un poco...¿ya no están tan mal?. Te acostumbras, un poco. El libro te deja con un sentimiento como si de mitología se tratara. Pero no por ello se siente repetitivo ni falto de originalidad. Tiene un estilo parecido pero la historia es propia y nunca sentí que ya supiera que iba a suceder después. 

  Otra cosa, en la que llega a parecerse un poco a la saga de Ender, es en que no solo es historia, también tiene un poco de reflexión, y en este caso se habla de religión bastante. Religiones inventadas, propias al mundo de la novela, pero religiones que conviven en este mismo mundo. Pero al contrario de, por ejemplo, La Voz de los Muertos, no lo dice explícitamente, no es Ender que va y te dice lo que observa. Es como las cosas pasan, y tú eres espectador y solo ves y te haces tu propia opinión. No solamente eso, sino que hay muchos puntos de vista diferentes, y tú ves todos, de una forma casi omnipresente. 

  Sin embargo, aunque, como ya recalque varias veces, el libro fluye bien de principio a fin sin sentir que te quedas en un punto sin mover pues siempre hay algo más, el final tiene un ritmo en especial que hace que fuera mi parte favorita. No quiero hacer spoilers, y no los haré. Pero la historia se extiende por muchos años y por fin sabes en que acaba. Pero todos las cosas que se juntan al final para concluir y cerrar llenan de ruido la lectura mas terminan en silencio, y de la nada, toda la acción queda en cierta calma. Y bueno, las últimas lineas, no sé si era lo correcto, pero me dejó con la boca abierta. No porque sea un final totalmente inesperado, sino que...

  Si tuviera que resumir todo lo que pensé mientras leía, jamas acabaría. Además la verdad es que no sé exactamente qué hizo que este libro me gustara especialmente, pero me gustó. Acabe, y pensé que había hecho bien en leer este libro. Me la pasé bien. Yo que siempre me quejo de los que opinan que algo es "de lo más interesante" debo decir que este libro me pareció...de lo más interesante.

¿Lo recomiendo? Sí. ¿A quién? No lo sé, pero si a mi me gustó habrá alguien por ahí al que también le pueda gustar. 


- Julia. 

viernes, 5 de enero de 2018

Re-reseña: El Castillo Ambulante.

  Una de las reglas de las re-reseñas es que no lea la reseña anterior para no verme influenciada por la Julia del pasado, pero para los demás AQUÍ les dejo la primera reseña de esta novela.

  Yo sé bien que la portada dice "El Castillo Ambulante" y que su titulo en el idioma original es "Howl's Moving Castle" pero me es imposible quitarme que es "El Increíble Castillo Vagabundo" ("El Castillo Vagabundo" para los amigos) de encima y para mi siempre se llamará así. Pues ese fue el titulo con el que lo conocí.

  Me encanta pretender que no sé inglés. Además me es muy fácil pues la mayoría de la gente lo asume. ¿Si habla francés por qué tendría que hablar inglés también? Así que lo más probable es que si me veo en una situación casual en la que tengo que usar el inglés lo que haré es pronunciarlo terriblemente mal y mezclarle palabras en español. 


  Sin embargo, he de admitir que hace cuatro años cuando leí El Castillo Ambulante por primera vez (en inglés), mi inglés era un millón de veces peor que hoy en día. Y si ahora que lo he vuelto a leer lo he disfrutado un millón de veces más, es probable que sea por eso mismo. 

  Decidí releerlo pues no dejaba de tener la sensación de su lectura había sido demasiado superficial. En esta segunda vuelta, no solamente entendí mejor toda la aventura sino que me di cuenta de lo bien planeada que está. Sí, es un libro que se nota sencillo, sobre todo por su forma de estar escrito, tan clara y brillante, y que además trata temas típicos de cuentos clásicos, mas no por ello la historia deja de ser compleja. Y aunque es compleja no es complicada, pues no te pierdes, ni es cansado pues no tienes que estar fijándote en detalles y reteniendo, pues si es importante para el futuro, la autora simplemente sabe como hacer que se te quede grabado. 

  Además, el libro tiene una forma que te introduce inmediatamente en su mundo. Una vez ahí, es imposible no encariñarse con este. Es de esas veces que se acaba el libro, pero tú sigues en él, pensando y volviendo a revivir lo ya leído. Es triste tener que dejar el libro atrás pues uno se quiere quedar ahí a vivir. Por suerte, hay dos más que le siguen, uno que ya leí, y otro que por fin conseguí. Su existencia hace que guardar El Castillo Ambulante en el librero me sea menos duro. ¡Mas no puedo imaginarme como voy a sufrir cuando acabe los tres y ya no haya más!

  No solamente te encariñas con la historia, sino que con los personajes también pues al final son ellos los que llevan esta misma. Lo hacen con personalidades marcadas, todas diferentes, y sin embargo, aunque podrían parecer exagerados, no lo son. Por supuesto que son peculiares cada uno a su manera pero no por ello desentona ni rompen con el hilo de la novela. 

  Sí hay algo que sobresale, y que además permite darle mucho movimiento y vivacidad a toda la novela es el humor. Tanto en la narración y los acontecimientos que nos describe. Un ejemplo claro, es el el uso de las botas de las mil leguas. Claro, que las risas no serian las mismas sin la participación de los personajes. Y aunque Michael y las hermanas de Sophie son personajes lindos con los que te encariñas, tengo una ligera (pero no tan ligera) preferencia por Sophie, Howl y Calcifer. Las interacciones entre estos personajes son oro puro pues tienen una habilidad para responderse ÉPICA. La autora sabe cuantas veces puedes usar la nariz de Sophie como motivo de bromas sin que jamás deje de dar risa o parezca repetitivo. 

  Al final de mi edición viene una entrevista con la autora, y lo que se me quedó de ella es que no entiende por qué todas acaban enamoradas de Howl, a pesar de que Howl está diseñado para ser insoportable. Efecto común que tiene la película y el libro, pues todas quieren casarse con Howl. Lo entiendo, pues Howl no es solo insoportable, sino que también es muy cool. Pero es cool porque están los demás personajes ahí, Howl es cool porque Sophie es cool. 

  Me es imposible contenerme pues también quiero hablar de la película, pero esta es una reseña del libro. Así que lo único que diré es que: no se pelean. Son diferentes y son parecidos pero los dos a su manera son magníficos y me gustan igual (es decir, un montón). Conocer los dos no le quita ni a uno ni al otro sino que los complementa entre sí. Van juntos, de la mano.

 Mi reseña ya quedo muy grande y siento que todavía hay mucho que decir. Lo que les queda para enterarse de más, es ir a leer el libro. 

¿Lo re-recomiendo? Si han hablado conmigo en los últimos meses, después del verano cuando releí este libro, es muy probable que se los haya recomendado. Y es que siento de verdad que a pesar de ser un libro para niños, es un libro fresco y ligero pero de lo más entretenido que seguro es del gusto de la gran mayoría. 

Sobretodo, si ya desde antes eras fan de la película de Ghibli, leer este libro es una experiencia increíble. Porque si somos sinceros, nadie entendió al 100% esa película. Y después de leer el libro muy probablemente seguirá siendo así, pero les aseguro que si llegas a entender aunque sea un 20% más. Además...Howl es doctor. 

Esta vez no le doy 5 estrellas pues se merece más, ¿y que vale mas que un Calcifer recién caído?




- Julia.